Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
ACTIVIDADES Y NOTICIAS
Publicado el 18 Marzo 2017
Homilía de Mons. Richard Daniel, Arzobispo del Cusco con ocasión de la Ordenación Presbiteral y Diaconal

Estimados Hermanos antes de comenzar la Homilía les pido un momento de oración por todos nuestros hermanos y hermanas que vienen sufriendo la pérdida de sus seres queridos y de sus bienes materiales a causa de los desastres naturales, Preparemos nuestro corazón para que el día de mañana sea un Día de Oración y Solidaridad por todos nuestros hermanos y que Dios se apiade de nuestra patria cesando la furia de la naturaleza y nos devuelva la paz.
 
En medio de este clima de hondo pesar el Señor nos da una señal de alegría y esperanza, de consuelo y de ternura, éstos jóvenes de nuestra iglesia arquidiocesana van a recibir la ordenación presbiteral y diaconal. ¡Gracias Señor!
 
Que mi saludo cariñoso y fraterno llegue a todos ustedes, pero de una manera especial quiero saludar a quienes conforman los espacios eclesiales donde nació, creció y maduró la semilla de la vocación de nuestros hermanos.
 
Saludo a sus familiares, primer terreno fértil de donde brotan las vocaciones, los vientres benditos en donde Dios colocó a sus elegidos antes de nacer y les regaló una familia para que con su calor y ternura crecieran y empezaran a conocer al Dios del Amor.
 
Saludo a las comunidades parroquiales, que los acogieron y les ayudaron a desarrollar la semilla de la vocación y a madurar en su fe y compromiso con la gran familia de la iglesia. Allí en medio del bullicio de los grupos pastorales escucharon el primer llamado de Jesús:
¡Ven y Sígueme, y haré de ti pescador de hombres! Y dejándolo todo aceptaron esta llamada y lo siguieron.
 
Saludos a sus formadores y compañeros del Seminario San Antonio Abad que los acogieron y les mostraron el camino de la formación sacerdotal, enseñándoles a ser seguidores de Jesús, discípulos de Jesús, misioneros de Jesús hasta tallar en sus vidas y corazón el corazón ardiente del Buen Pastor que va en busca de las ovejas para traerlas cargadas en sus hombros, volverlas al redil y quedarse con el suave olor de las ovejas como su más grande y mejor recompensa.  Hasta aquí han llegado y después de esta celebración sus vidas saldrán transformadas, configuradas con el sacerdocio de Jesucristo, en los grados del diaconado y el presbiterado.
 
Saludo a toda la iglesia arquidiocesana aquí representada en sus sacerdotes, miembros de la vida consagrada, seminaristas y queridos laicos, hermanos y hermanas en al santo bautismo. Les invito a comprender el mensaje que nos quiere transmitir Jesús a todos nosotros con motivo de estas ordenaciones. Porque Jesús está vivo y está en medio de su pueblo fiel y querido, nos habla para darnos esperanza y aliento en este peregrinar diario fortaleciéndonos para construir su reino de amor.
 
¿Qué nos quiere decir El Señor esta mañana?
1.- Que nos preocupemos por la promoción vocacional, que es tarea de todos.
 
Que fortalezcamos la pastoral con las familias, con los niños, con los jóvenes. Que la Familia recobre su vocación de ser una iglesia doméstica donde nacen las vocaciones porque allí se habla de Dios y se habla con Dios.
 
Que hagamos de nuestras comunidades parroquiales el terreno fértil para que broten las semillas de las vocaciones. Parroquias abiertas, alegres, participativas, llenas de espiritualidad, de fraternidad. Con agentes pastorales que acojan y que no desanimen a nadie. Parroquias misioneras enamoradas del evangelio y lo proclamen con alegría hasta las periferias más alejadas. Porque muchas veces la experiencia misionera ayuda a la decisión de seguir a Cristo Sacerdote.
 
Hoy tenemos ante nuestros ojos estos jóvenes que han seguido este itinerario. Que éste sea nuestro reto: orar y promover las vocaciones sacerdotales en nuestras familias y en nuestras parroquias.
 
2. La mirada de Jesús se dirige a ustedes queridos hijos, los mira con mucho amor, como miró a sus primeros discípulos, Él confía mucho en ustedes.
 
Van a ser configurados con Jesús, incorporados al misterio de su sacerdocio. Cuando los vean a Ustedes va a ver a Cristo. Así como decimos a los esposos: ya no son dos sino uno solo, así por la ordenación ya no son dos, Cristo y Ustedes, sino uno solo: Cristo en Ustedes y Ustedes en Cristo. Ésta es la belleza de nuestro sacerdocio. No lo olviden. Jesucristo estará presente en Ustedes por su testimonio de vida y por su servicio a la misión evangelizadora.
 
a.   El primer testimonio que les pide Jesús es sin palabras, es su estilo de vida.

Vivan al estilo de Jesús, para eso se han formado. No para ser del estilo del mundo, a mundanizar vuestras vidas como muchos que viven como si Dios no existiera y si existe no tiene nada que ver con sus vidas. ¡Cuidado con mundanizar su vida sacerdotal!
 
Sean hombres de oración, de diálogo con Dios, de escucha atenta de su palabra, de conversión continua, que experimenten en sus vidas el abrazo del perdón y la reconciliación.  El que no valora el perdón de Dios no sabrá perdonar  a sus hermanos, porque se olvida primero que él es un pecador. Sean hombres de Paz. Sean hombres eucarísticos, que no solo celebren o participen de la eucaristía, sino que hagan de la eucaristía su vida: Ustedes son las custodias vivientes del cuerpo eucarístico de Jesucristo.
 
Pero también, al estilo de Jesús, aprendan a ser hermanos, fraternos, cariñosos, comprensivos, con capacidad de escucha y de diálogo, cultiven la amistad y la sinceridad.  Sean cercanos a todos, sin marginar ni discriminar a nadie, como lo hacía Jesús, aún con los pecadores. No tengan miedo de ensuciarse los zapatos con el polvo de la pobreza y la miseria de los pobres, aprendan también a ser pobres, desprendidos y no ambiciosos, compartiendo con los más necesitados y no acaparando como el rico Epulón.  Vivir al estilo de Jesús es vivir las

bienaventuranzas del reino de Dios, que no son prédica piadosa sino un programa serio de vida según el evangelio. Esto espera Jesús de Ustedes. No lo defrauden.
 
b.  El segundo testimonio es su servicio a la misión evangelizadora.

 
Ustedes que van a ser ordenados diáconos, se ordenan para servir al pueblo de Dios. Servidores de la palabra, servidores de la eucaristía, servidores de la caridad. "No he venido a ser servido, sino a servir y dar mi vida en rescate por muchos". Que esta palabra de Jesús ilumine y acompañe todas las acciones evangelizadoras que van a realizar. No se olviden: no se ordenan para ser "señores" que buscan privilegio y honores. Se ordenan para servir, con humildad, alegría, entrega, sacrificio, que su diaconado se vea no sólo en las acciones litúrgicas, sino en su vida diaria, que tengan una vida diaconal, como Jesús de rodillas lavando los pies a sus discípulos. Que su diaconado sea lavar los pies de todos, especialmente de los más humildes, que su diaconado sea un canal abierto para que todos experimenten el amor de Dios. No se olviden que la iglesia de Jesucristo es una iglesia servidora y samaritana. Es una iglesia diaconal
 
Y tú, Hermano Roy, que vas a ser ordenado Presbítero, y tendrás el ministerio de enseñar, celebrar y dirigir en nombre de Cristo a su pueblo presidiéndolo en la caridad, debes en primer lugar agradecerle a Cristo el haberte llamado y acompañado hasta este momento. Él te quiere mucho, a pesar de tus flaquezas él te valora mucho y ahora te va a incorporar al fuego ardiente de su corazón de buen pastor, para que te enciendas de ardor misionero y lleves su amor a todos, a los niños, a los jóvenes, a las familias, a los enfermos, a los ancianos, a los pobres, a los campesinos más humildes, que todos reciban el amor de Dios por medio de tu ministerio  sacerdotal, celebrando  los sacramentos,  predicando el evangelio  del reino y promoviendo la caridad fraterna.
 
Ama tu sacerdocio como un don precioso, cuídalo, protégelo, defiéndelo, no faltará quienes quieran quitártelo, no lo permitas. Fidelidad y perseverancia para preservar intacto el sacerdocio que el Señor te ha confiado.  Vive con alegría tu sacerdocio y comparte esta alegría con tus hermanos sacerdotes, somos una familia, somos una comunidad presbiteral
 
Que la alegría de este día perdure siempre, celebra cada año tu aniversario de ordenación y renueva cada año tus promesas sacerdotales en la Misa Crismal de la Semana Santa.
 
Y a todos nosotros, el Señor nos pide orar por estos hermanos nuestros, acompañarlos y animarlos a ser fieles servidores del Señor y de su pueblo, que la perseverancia en su ministerio sea compromiso y responsabilidad de todos nosotros la iglesia.
 
Por último, encomendamos a María Santísima la vida y el ministerio de nuestros hermanos y le pedimos que siga intercediendo para que no falten las vocaciones sacerdotales y religiosas en nuestra iglesia del Cusco.

+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo del Cusco
 

ENVIAR NOTICIA
Tu Correo: *
Tu Nombre: *
Correo de Destino: *
Anti - SPAM:
*

Más Noticias   Página Principal

20 Abril 2017
Cáritas Cusco cumple 56° Aniversario de creación institucional al servicio de la sociedad
Mons. Richard Daniel Alarcón Urrutia, Arzobispo Metropolitano del Cusco y Presidente de Cáritas del Perú, saluda a todo el personal que labora en Cáritas Cusco,...
16 Abril 2017
TEXTO COMPLETO: Homilía del Mons. Richard Daniel, Arzobispo del Cusco, en la Misa de Domingo de Pascua
Muy queridos hermanos y hermanas en Cristo, hoy iniciamos el Tiempo Pascual de 50 días, que se iniciaron con un anuncio sorpréndete ¡Jesús ha resucitado y...
11 Abril 2017
Sacerdotes renovaron hoy su compromiso para servir a Dios y a la Iglesia en Solemne Misa Crismal
Este Martes Santo, en la Basílica Catedral del Cusco, a las 10:00 a.m., se celebró la Solemne Misa Crismal; ceremonia litúrgica que fue presidida por el Mons. Richard...
9 Abril 2017
Con el Domingo de Ramos, Arquidiócesis del Cusco inició celebraciones por Semana Santa
Con masiva participación de la feligresía, hoy Domingo de Ramos, la Iglesia Arquidiocesana del Cusco, inicia la conmemoración de la Semana Santa, semana en la cual se...
4 Abril 2017
Ollantaytambo fue sede de la II Jornada de Comunidades Cristianas 2017
Con la participación de más de 500 hermanos provenientes de las diversas parroquias rurales de nuestra Arquidiócesis del Cusco, el último fin de semana, se...

 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8