Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 11 de Noviembre 2012

XXXII Domingo del Tiempo Ordinario (Mc 12, 38-44)
''
Muy queridos amigos. 

Hoy, trigésimo segundo domingo del Tiempo Ordinario, el evangelio nos dice que, Jesús enseñando a la gente, dijo: “Cuidado con los escribas, les encanta pasearse con amplio ropaje y que les hagan reverencias en la plaza, buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes y devoran los bienes de las viudas con pretexto de largos rezos. Éstos recibirán una sentencia más rigurosa”. Sin duda, hay mucha gente que tiene esa mentalidad, que quiere figurar, y aparentar, que quiere siempre los primeros puestos.

Esto mismo es ratificado en la segunda parte del Evangelio: “Jesús, en el Templo, se sentó muy cerca de la  alcancía, viendo cómo la gente depositaba su limosna. Muchos ricos daban en abundancia, para que los vieran. Llegó una viuda pobre y echó dos reales. Entonces Él llamó a sus discípulos y les dijo: les aseguro que esta pobre viuda ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie, porque todos han echado lo que les sobraba, pero ella que pasa necesidad ha echado todo lo que tenía para vivir”.

 A mí me da hasta pena cuando veo en una Iglesia, en una  sacristía, una banca o un armario con inscripciones grandes: “Recuerdo o donación de los devotos…”, bueno supongo que ya recibieron su recompensa, mientras que los demás dirán “¡Oh que generosidad!

 Dios  ve los corazones, por lo tanto, hagamos un examen de conciencia, yo: ¿cómo estoy actuando?, ¿estoy actuando para que me vean?, ¿estoy haciendo show cuando hago oración ostentosamente?, ¿me presento para la foto, para salir en los periódicos? 
Cada uno tiene que ver en su interior, cómo está con Dios y tratar de imitar a María. A ella, que casi no se la ve en el Evangelio, no se la nota en las Bodas de Canaán, tal vez un poquito en alguna otra ocasión y al pie de la Cruz, pues casi siempre pasó desapercibida. Sin  embargo, no hay más santidad que la de la Virgen.

“¡Más que tú, solo Dios!” le canta la Iglesia. Vamos a imitar a María en esa humildad, en ese pasado oculto, en ese que no se nos note y en el que no queramos aparentar ni ostentar; y, de seguro encontraremos un tesoro en el cielo.
 
Queridos amigos, que Dios nos bendiga a todos.
 
+ Juan Antonio Ugarte Pérez
Arzobispo del Cusco



 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8