Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 9 de Diciembre 2012

II Domingo de Adviento (Lc 3, 1-6)
'Preparen el camino del señor, allanen sus senderos.'
Muy queridos amigos.

Hoy, segundo domingo de adviento, el evangelio tomado de San Lucas, nos presenta a Juan el Bautista, como el precursor que va anunciando un bautismo de penitencia, fijando muy bien el momento histórico de la época: “El año décimo quinto del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato procurador de Judea, Herodes tetrarca de Galilea, su hermano Filipo tetrarca de Iturea y de la región de Traconítide y Lisanias tetrarca de Abilene, bajo el pontificado de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, que estaba en el desierto…”

Como podemos ver, Cristo no es un mito, Cristo es una figura histórica, perfectamente situado por San Lucas en un determinado momento histórico. Siglos después uno de los Papas pedirá a un monje, Dionisio, el exiguo, que establezca el nacimiento de Cristo como fecha para llevar una contabilidad universal. Dionisio es el exiguo, porque no es preciso en los cálculos y hay un error de cuatro años más o menos del nacimiento real de Cristo, pero, es lo de menos, ahora decimos, “antes de Cristo” y “después de Cristo” y ese calendario cristiano, calendario Gregoriano como también es llamado, nos sirve y se ha impuesto por lo menos en la civilización occidental, pero también en el resto del mundo.

Es que Cristo no es un mito, es una figura histórica y precisamente en tiempos de Poncio Pilato, como rezamos en el Credo, ha nacido Cristo y, Juan, el precursor, que no nos olvidemos, es primo de Jesús de Nazaret, hijo de Isabel que era pariente de la Virgen María, empieza a predicar y aparece como un profeta, voz que clama en el desierto: “Preparen el camino del señor, allanen sus senderos. Los valles serán rellenados, las montañas y las colinas serán aplanadas. Serán enderezados los senderos sinuosos y nivelados los caminos desparejos. Entonces, todos los  hombres verán la salvación de Dios”.

Así, nosotros también tenemos que arreglar nuestro propio camino, para encaminarnos con más facilidad hacia Cristo Jesús. Por eso, en esta Navidad, arreglemos nuestras vidas, para que podamos recibir con más fruto a Cristo, el Señor, el Niño Dios  que se hace hombre y nos acerquemos a él con confianza y le ofrezcamos posada, en nuestro corazón.

Queridos hermanos que Dios nos bendiga a todos.

+ Juan Antonio Ugarte Pérez
Arzobispo del Cusco 


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8