Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 7 de Abril 2013

II Domingo de Pascua
'Bienaventurados los que creen sin ver'
Muy queridos amigos

Hoy, segundo domingo de Pascua, el Evangelio nos presenta una escena ocurrida el mismo domingo de la resurrección, por la tarde: “Cuando los discípulos estaban con las puertas cerradas, Cristo se presenta en medio de ellos y los saluda: “la paz esté con ustedes”. Se dieron un susto terrible, porque creían  que era un fantasma  y el Señor los tiene que tranquilizar y les dice: “no tengan miedo, soy yo”, mostrándoles sus credenciales: “miren mis manos y mis pies, soy yo”.  Uno de ellos no estaba;  Tomás, y le cuentan, él no cree y dice: “si no veo las llagas en sus manos y no meto mi dedo en su costado no creeré” A los ocho días vuelve a estar Jesús con ellos, y le dice a Tomás: “Tomás, ven aquí, mira mis manos y trae tu dedo y mete en mi costado y no seas incrédulo, sino fiel y Santo”. Tomás, pronunció las palabras que repetimos en la Consagración Eucarística: “Señor mío y Dios mío” y Jesús le dice: “tú has creído Tomás, porque has visto. Bienaventurados los que creen sin ver”.  Eso último, refiriéndose a nosotros, que no hemos visto físicamente a Jesús y mantenemos la fe, por eso nos llama Bienaventurados, por creer.

Continuando con el Evangelio, se dice que: “Jesús sopla sobre ellos diciendo: “Reciban el Espíritu Santo, a los que perdonen los pecados, les quedará a ellos también perdonados”. Jesús, al soplar sobre ellos, les da un poder, instituyendo el Sacramento de la Penitencia, de la Confesión Sacramental, de la Reconciliación, como mejor queramos llamarlo. Este Sacramento del perdón de los pecados, nos ha dado a los apóstoles, a sus sucesores, a los colaboradores de los apóstoles, que somos sacerdotes, ese poder maravilloso, que tras escuchar la acusación del penitente arrepentido, decimos: “en  nombre de Dios, yo te absuelvo”. Es esto una maravilla que conserva la Iglesia Católica y los sacerdotes tenemos que agradecer mucho, pues, es maravilloso ver cómo la gente busca el Sacramento de la Penitencia en el confesionario, hacen cola para acusarse y reconciliarse con Dios. ¡Qué maravilla!

Vamos a agradecerle al Señor, por este maravilloso Sacramento y la mejor manera de hacerlo será, confesándonos con frecuencia.

Queridos amigos que Dios los bendiga a todos.

+ Juan Antonio Ugarte Pérez 
  Arzobispo del Cusco




 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8