Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 14 de Abril 2013

III Domingo de Pascua ( Jn 21,1-19)
'Queridos hermanos, Pedro sigue entre nosotros, es el Papa, el Vicario de Cristo, Obispo de Roma.'
Muy queridos amigos

Hoy, tercer domingo de Pascua, seguimos con el Evangelio de San Juan, que en esta ocasión nos narra la tercera aparición de Cristo a los apóstoles, a orillas del lago de Tiberíades: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás, llamado el mellizo, Natanael, el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo y otros dos discípulos. Simón Pedro les dijo: Voy a pescar. Ellos le respondieron: Vamos contigo, y se pasaron la noche entera sin haber pescado nada. A la mañana siguiente, estaba ya amaneciendo cuando Jesús se presentó en la orilla, pero los discípulos no sabían que era Jesús. Jesús les dice: ¿muchachos tienen pescado?, y ellos contestaron: No, entonces Jesús dice: echen la red a la derecha de la barca y encontrarán. La echaron y lógicamente, como la vez pasada, de la pesca milagrosa, hubo una multitud de peces. Juan, el discípulo amado, un chiquillo prácticamente, les dice: ¡Es el Señor! Pedro, cuando oye esto, se tira al agua, no esperó la barca, se tiró al agua con su túnica; y, como estaban cerca de la orilla, los demás discípulos fueron en la barca, arrastrando la red con los peces. Al bajar a tierra encuentran al Señor en la brasa con un pescado y les dice que coman y cuando están comiendo el Señor le pregunta a Pedro, por tres veces: Simón, hijo de Juan ¿me amas más que estos? y el pobre Pedro, que se acordaba de sus negaciones cuando aprendieron a Jesús, no se atreve a decir yo te amo, sino dice: tú Señor sabes que te quiero”.

El Papa Benedicto XVI en su Primera Encíclica, nos habló de cómo los griegos tienen tres palabras para definir el amor; eros, el amor sensible; filia, el amor fraterno, el amor filial; y, ágape, que solo se utiliza para hablar del amor con el que Cristo nos amó y dio su vida por nosotros, aquel que nos da como mandamiento nuevo: Amaos los uno a los otros, como yo los he amado. Entonces, hay que amarse con ágape, con amor sacrificado y es sobre eso que le preguntaba Jesús a Pedro: ¿me amas más que estos?, y él dice: Señor sabes que te quiero, no se atreve a decir: sabes que te amo, no se atreve a decir: estoy dispuesto a dar mi vida por ti; entonces, Jesús le dice: apacienta mis corderos, ¿Pedro me amas? Pedro dice: Señor tú sabes que te amo y Jesús dice: apacienta mis ovejas. El Señor dice: ¿me quieres?, ya no le dice: ¿me amas? y entonces Pedro se entristece y le dice: Señor, tú sabes que te quiero. Pedro, humilde, se da cuenta que no puede confiar en sus propias fuerzas y sabe que solo podrá dar su vida por Cristo con la gracia de Dios.

Queridos hermanos, Pedro sigue entre nosotros, es el Papa, el Vicario de Cristo, Obispo de Roma. Ahora, el Papa Francisco, el primer Papa Latinoamericano. Vamos a rezar por él, para que tenga ese vigor suficiente que el Papa Benedicto dijo ya no tener.

Queridos hermanos que Dios nos bendiga a todos.

+ Mons. Juan Antonio Ugarte Pérez 
Arzobispo del Cusco



 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8