Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 5 de Mayo 2013

VI Domingo de Pascua
'Debemos tener mucha confianza en Dios y desconfiar bastante de nosotros mismos '
Muy queridos amigos:

Hoy, V domingo de Pascua, hablaré más que del Evangelio, de la primera lectura de la Misa de hoy, tomada de Los Hechos de los Apóstoles: Se ha producido un problema bastante serio, porque algunos cristianos procedentes del judaísmo (en realidad los primeros que se convierten y entre ellos algunos fariseos que en principio era gente muy buena, pegada a las tradiciones), intentaban imponer a los gentiles no judíos, la Circuncisión, que era el signo del ingreso  a Israel, el pueblo escogido; y, entonces, San Pablo se opone y hay una discusión tan grande que recurren a los apóstoles, en el primer Concilio de Jerusalén. En esta ocasión todos los apóstoles discuten el tema y envían una carta con lo que habían decidido: “Los apóstoles, los presbíteros y los hermanos saludan a los hermanos de Antioquía, Siria y Cilicia, convertidos del paganismo, nos hemos enterado que algunos de aquí, sin encargo nuestro, los han alarmado e inquietado con sus palabras; por eso, hemos decidido por unanimidad, elegir algunos y enviarlos con nuestros queridos Bernabé y Pablo, que han dedicado su vida a la causa de nuestro Señor, en vista de esto, mandamos a Silas y a Judas que les referirán de palabra lo que sigue: Hemos decidido, el Espíritu Santo y nosotros, no imponerles más cargas que las indispensables…”.

En la lectura, constatamos que desde el comienzo los apóstoles se reúnen y discuten, conversan y llegan a una conclusión, inspirados siempre por el Espíritu Santo. Queridos hermanos, a la Iglesia la gobierna el Espíritu Santo a través del Papa y de los obispos en comunión con el Papa; pero, es el Espíritu Santo el que gobierna. Yo diría que una muestra de que esto es así, de que es el Espíritu Santo es el que gobierna la Iglesia, somos nosotros precisamente; porque, si la Iglesia hubiese llegado a estar gobernada solo por nosotros,  hace muchos años hubiese desaparecido.

Por eso, debemos tener mucha confianza en Dios y desconfiar bastante de nosotros mismos para confiar en el Señor. Hace poco hemos tenido este acontecimiento que nos ha impresionado a todos, el Santo Padre Benedicto XVI presentó su renuncia después de pensarlo mucho, diciendo que ya no tenía el vigor suficiente para gobernar la Iglesia, discutiéndolo con los Cardenales, el Colegio de Lectores, para luego reunirse en el Cónclave y elegir al  nuevo sucesor de Pedro, el Cardenal Bergoglio, quien asumió el cargo con el nombre de Francisco.

Al Papa Francisco debemos quererlo mucho, no por ser latinoamericano, sino porque es el Romano Pontífice,  y tenemos que apoyarlo con nuestras oraciones, pequeños sacrificios, pequeñas cosas que nos cuesten; como cuando éramos niños,  ¿te acuerdas? que nos hacían tomar la sopa, diciendo: esta cucharita por tu mamá, por tu abuelita; pues así igual,  hay que ofrecer al Señor esas pequeñas cosas por el Papa, porque así de esta manera lo apoyamos para que sea más dócil al Espíritu Santo, que es el que gobierna la Iglesia Católica.

Queridos hermanos que Dios nos bendiga.

+ Juan Antonio Ugarte Pérez 
Arzobispo del Cusco




 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8