Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 9 de Junio 2013

X Domingo del Tiempo Ordinario ( Lc 7,11-17)
'“Dios nunca se cansa de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón”. '

Muy queridos amigos: 

El viernes pasado celebramos la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, y ayer la fiesta del Inmaculado Corazón de María, dos fiestas que nos hablan de la misericordia del Señor.

Precisamente el Evangelio de la Misa de hoy, tomada de San Lucas nos cuenta uno de los milagros del Señor, quien iba de camino a la ciudad de Naín acompañado de sus discípulos y mucha gente. Cuando se acercaba a la entrada de la ciudad llevaban para enterrar a un muerto,  hijo único de su madre, que era viuda. San Lucas nos dice, que el Señor actuó por compasión y no esperó que le pidieran un milagro, sino se adelantó, se acercó a la mujer,  toco el féretro, y los que la llevaban se detuvieron y el Señor le dijo: “mujer no llores”. El corazón de Cristo se conmueve ante esta situación de la pobre madre viuda que el hijo único se le había muerto. El Señor  se adelanta sin que le pidan nada, realiza un milagro y resucita aquel joven y se lo devuelve a su madre.

Eso nos muestra la misericordia infinita de Dios, que se ha hecho hombre por amor a los hombres. Dios que no curó a todos, pero si demostró su misericordia curando a muchos y en este caso sin que se lo pidieran resucita al hijo de la viuda de Naín.

El Papa Francisco ha insistido  mucho en esa infinita misericordia de Dios y entre otras cosas a dicho algo que es muy interesante: “Dios nunca se cansa de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón”. Piénsalo un poquito y medita, ¿será que te cansas de pedir perdón? ¿De qué te cansas? ¿de que tus confesiones sean siempre sobre lo mismo? ¿de tener siempre los mismos defectos? Nuestros defectos siempre van a ser los mismos  y no te hagas ilusiones, porque vamos a morir luchando con nuestros defectos. Por eso es importante no cansarse de pedir perdón al Señor, no cansarse de acudir a la Misa y a la misericordia de Dios.

Vamos a acudir a nuestra Madre Santa María, ella también tiene un corazón infinitamente misericordioso como buena madre que es, ella nos quiere con locura, nos quiere porque se unió perfectamente a la Cruz e inmoló a su hijo estando al pie de la Cruz, por eso ella es corredentora.

Madre mía, ayúdanos a no cansarnos de pedir perdón al Señor y volver a empezar siempre en nuestra lucha, con esos defectos que serán los mismos  hasta el final de nuestras vidas.

Queridos amigos, que Dios nos bendiga a todos. 

+ Juan Antonio Ugarte Pérez
Arzobispo del Cusco

 


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8