Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 30 de Junio 2013

XIII Domingo de Tiempo Ordinario ( Mt 16,13-19)
'Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia'
Muy queridos hermanos

Ayer recordamos a San Pedro y San Pablo, por eso hoy quiero hablar del Evangelio de ayer, hablar del Santo Padre, sucesor de Pedro. El Evangelio nos habla de esa escena que hemos considerado también el domingo pasado, por San Lucas y ahora lo cuenta San Mateo: Cuando el Señor pregunta ¿qué dicen la gente sobre el hijo del hombre? ¿Quién dice soy yo? Y después les dice a sus apóstoles ¿Quién dicen ustedes que soy yo? Pedro contesta: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”, y el Señor le dice: Bienaventurado Simón Hijo de Juan, porque esto no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en los cielos, por eso te digo: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, te daré las llaves del reino de los cielos, pues todo lo que ates en la tierra, será atado en el cielo y todo lo que desates en la tierra, será desatado en el cielo y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella” (Una declaración solemne).

Pedro fue a Roma, allí vivió y murió, por eso desde el primer sucesor de Pedro en Roma, todos los demás son considerados el sucesor de Pedro, y por lo tanto jefe de todo el Cuerpo Episcopal, de todo el Cuerpo Apostólico, de todo el Colegio Apostólico; desde entonces, el Obispo de Roma gobierna la Iglesia de modo directo sobre todos nosotros, tiene potestad jurídica sobre todos, sobre cada uno de los fieles católicos.

Nosotros los Obispos tenemos potestad, en la medida en que estemos unidos a Roma, a Pedro, al Papa; por eso el amor hacia él es teológico. Recuerdo que a mí, en particular, y a mucha gente nos dio una  inmensa alegría, cuando en la plaza de San Pedro, el segundo día del Cónclave por la tarde, se reunía cada vez más gente y cuando salió la fumata blanca en la Plaza de San Pedro, todos decían ¡viva el Papa, viva el Papa!, sin saber quién era el elegido; eso es muy sintomático, porque no se trataba del Papa argentino, del Papa Italiano, del Papa Alemán…sino, del Papa (ese es el amor teológico a nuestro Padre común), ya después, viene la alegría de que sea argentino, latinoamericano, para añadir a lo fundamental. Por eso, vamos a preguntarnos: ¿cuán unido estoy yo al Papa?, ¿Cuánto rezo yo por el Papa?

No sé si acostumbras rezar el Rosario, por ejemplo, pero cuán importante sería hacer un misterio por el Papa, por sus intenciones; después del Rosario, un Padre Nuestro, un Ave María, un Gloria, por las intenciones de Su Santidad, algo que se concrete. En la Misa siempre lo mencionamos por su nombre, también al Obispo, pero tenemos que hacer algo más; no, nos quedemos con lo mínimo, procura ser un poco más generoso y demuestra tu amor al Romano Pontífice rezando por él, ofreciendo por él alguna pequeña mortificación, algo que te niegues; puede ser, una sonrisa que no te provoca, en la comida puedes comer un poquito menos de lo que más te gusta, pequeños sacrificios que demuestre nuestro amor por el Romano Pontífice.

Queridos hermanos que Dios nos bendiga a todos.

+ Juan Antonio Ugarte Pérez
Arzobispo del Cusco



 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8