Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 21 de Julio 2013

XVI Domingo del Tiempo Ordinario (Lc 10, 38-42)
'No descuiden al Señor, por las obras del Señor.'
Muy queridos amigos:  

Hoy, XVI Domingo del Tiempo Ordinario, seguimos con San Lucas que nos cuenta una escena de la vida de Jesús, que aunque no se nos dice el lugar donde ocurre es casi seguro que fue en Betania, porque era donde vivían sus amigos Martha, María y Lázaro, tres hermanos con quienes sostenía gran amistad y en cuya casa se alojaba cuando iba de visita. En una de esas ocasiones, en que Martha lo recibe en su casa, llevada por el cariño a Jesús, empieza a afanarse y atenderlo con agobio a él y a sus doce apóstoles, preparando la comida para todos. Y en cambio su hermana, María, estaba sentada a los pies de Jesús feliz escuchándole. Llega un momento en que Martha pierde la paz y se dirige a Jesús y le dice: “Maestro ¿no te importa que mi hermana me deje sola con todo el trabajo?, ¡dile que me ayude!”. Pero  Jesús le contesta con una frase famosísima: “Martha, Martha tú te agobias por muchas cosas pero una sola es importante, María ha escogido la mejor parte y no le será quitada”.

Se ha hablado y se ha interpretado este texto refiriéndose a la vida activa y contemplativa de las religiosas, que en este caso vendrían a ser Martha y María; y es que en efecto, el problema que puede haber, especialmente en las personas que quieren ser mejores, que dedican su vida a Cristo, es el activismo, el estar afanadas por atender a la gente y descuidar la oración; si uno descuida esos momentos de intimidad con Jesús, esos afanes llegan a agobiar. Se dice tradicionalmente “descuidan al Señor, por las obras del Señor”. Es verdad que su amor al Señor y el amor al prójimo, les está llevando a volcarse en un activismo; pero ¡ojo!, la eficacia no depende de nuestras cualidades humanas, no depende de nuestra capacidad organizativa, no depende de nuestro liderazgo; aunque tenemos que ponernos al servicio del Señor, depende de la oración. Aunque, también es cierto que, no podemos ni debemos descuidar las obras del Señor por el Señor.

Hay un refrán muy divertido que dice: “La mujer que por la Iglesia deja el puchero quemar, tiene la mitad de ángel y de diablo la otra mitad”. Es decir, hay gente que con la excusa de sus oraciones, que están participando en esta cofradía o en esta otra y están en todas las actividades, se descuidan del trabajo; por eso, hay que saber compaginar las dos cosas, una vida de oración que apoye nuestro trabajo y nuestro trabajo que se apoye en la oración y de esa manera el trabajo se puede convertir en  oración. La eficacia la pone el Señor y no nuestras cualidades personales, aunque nuestras cualidades personales las debemos poner todas al servicio del Señor.

Queridos hermanos acudamos a nuestra madre Santa María y que Dios nos bendiga a todos.
                                                                          
  + Juan Antonio Ugarte Pérez 
Arzobispo del Cusco



 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8