Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 1 de Setiembre 2013

XXII Domingo del Tiempo Ordinario (Lc. 14,1 - 7-14)
'Reconoce tus faltas, defectos, limitaciones y pon tu esperanza en la ayuda del Señor que nunca te va faltar;'
Muy queridos amigos:

Hoy, domingo  XXII del Tiempo Ordinario, el Evangelio de San Lucas nos presenta una escena  como tantas de la vida de Jesús.
Dice que Jesús había sido invitado a comer a la casa de un fariseo y va observando cómo la gente ocupaba los primeros lugares, y les dice: “cuando seas invitado a comer no ocupes los primeros lugares, sino vete a ocupar el último sitio; no vaya a ser que si ocupas el primer lugar venga un invitado más importante y a lo mejor por ser importante se dé la libertad de llegar tarde  y claro el dueño de la casa pedirá por favor que le sedas el puesto a su invitado principal, y saldrás con sonrojo a ocupar los últimos lugares . Porque lo primeros serán últimos y los últimos los primeros; y el que se humille será ensalzado”.

Mira, tenemos que aprovechar para decir ¿Yo, cómo me considero a mí mismo?, una cosa es tener autoestima que es bueno, pero sobre todo pensando que somos hijos de Dios; yo me preparo bien, tengo buenas cualidades  y por lo tanto me presento mirando a los ojos y con la cara en alto, y no estar todo humildito porque eso no es una virtud;  pero tampoco ser muy autosuficiente.

Dicen por ahí que el mejor negocio seria, implementar  y comprar a la gente por lo que vale y venderlas por lo que creen que valen. La pregunta es ¿Cuánto negocio harían conmigo?, si me compran por lo que valgo y me venden por lo que creen que valgo ¿Cuánto ganarían?

Toma esto muy en serio ante el Señor, reconoce tus faltas, defectos, limitaciones y pon tu esperanza en la ayuda del Señor que nunca te va faltar; lo más importante y de que nos debemos sentir santamente orgullosos es de que somos hijos de Dios, Dios es nuestro Padre y Él dijo en el Evangelio que si nosotros siendo malos sabemos dar cosas buenas a nuestros hijos, ¿cuánto más nuestro Padre Celestial? Se te da las gracias la ayuda ¿Pero para qué? , no para tener más plata, para ser más reconocido, ¡no!, sino para hacer la voluntad de Dios, eso es lo único importante.

Vamos a acudir a nuestra Madre Santa María, Ella que es la humildad por excelencia, Ella reconoce lo que ha hecho el Señor y dice: mí espíritu salta de gozo en Dios mí Salvador, cuando contesta a su prima Santa Isabel: porque el Señor ha hecho obras grandes en mí, en su esclava, por eso me llamarán bienaventurada todas las generaciones; eso es humildad.

Vamos a pedirle a Ella: Madre mía que yo sepa reconocer todo lo bueno que hay en mí y que sepa que viene de ti, que sin ti nada puedo hacer; e iras con la frente en alto mirando a la gente a los ojos sin vergüenza, pero sabiendo que todo eso viene de Dios y dando gloria a Dios y ofreciéndole todo eso que somos, porque todo se lo debemos a Él.

Que Dios nos bendiga a todos

+ Juan Antonio Ugarte Pérez 
Arzobispo del Cusco

 



 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8