Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 8 de Setiembre 2013

XXIII Domingo de Tiempo Ordinario
''
Muy queridos hermanos:

Hoy, XXIII domingo del Tiempo Ordinario, celebramos la Fiesta de la Natividad de la Virgen y, como es domingo, prevalecen las lecturas para hoy. Yo quiero referirme a la segunda lectura, que es la carta más breve de San Pablo, un texto completo y a la vez muy sencillo (La Carta a Filemón). Antes de compartir con ustedes el contenido de esta carta, considero necesario recordarles que Filemón era un cristiano rico y como en aquella época la gente de dinero y de buena posición social tenia esclavos, Filemón también. Un buen día, uno de sus esclavos se escapa y fuga hacia Roma, toma contacto con San Pablo y él lo Evangeliza y Bautiza, mandándolo de retorno a su amo con una carta: “Querido hermano, yo, Pablo, anciano y prisionero por Cristo Jesús, te recomiendo a  Onésimo, mi hijo a quien he engendrado en la prisión, te lo envió como algo de mis entrañas, me hubiera gustado retenerlo junto a mí para que me sirviera en tu lugar en esta prisión que sufro por el Evangelio, pero no he querido retenerlo sin contarlo contigo, así me harás este favor  no a la fuerza sino con libertad; quizás se apartó de ti para que ahora lo recobres para siempre y no como esclavo, sino mucho mejor como hermano querido , si yo lo quiero tanto, ¿cuánto más lo has de querer  tú como hombre y como cristiano?, si me consideras compañero tuyo recíbelo a él como a mí mismo.

Hermanos, esta es la verdadera y autentica liberación cristiana; desgraciadamente hubo en la Iglesia una tendencia de influencia marxista, filosofía que ya corresponde al Parque Jurásico; sin embargo, todavía  hay esa mentalidad  de lucha de clases, teología que especialmente en Latinoamérica ha influenciado y en lugar de enviar la carta a Filemón, le envían la carta a Onésimo, para que se una a la revolución de Espartaco, la revolución de los esclavos de Roma, que acaba en un baño de sangre terrible. Eso no es cristiano, ahora se van dando cuenta que pastoralmente han fracasado, como fracasó el marxismo y eso quedó en evidencia con la caída del muro de Berlín.

Entonces, tenemos que evangelizar a los filemones de esta época, a la gente que ocupa los cargos directivos, a los empresarios, a aquellos que mueven la economía de la sociedad, para que se conviertan y tengan ese criterio cristiano. La verdadera liberación, es la liberación del pecado; no de la muerte, de la enfermedad ni de la pobreza. La miseria es mala, pero la pobreza no, todos debemos vivir  esa pobreza cristiana que supone el desprendimiento de los bienes materiales, también de los honores y de todas esas cosas.

Vamos a pedir a nuestra Madre Santa María, que entendamos bien lo que es la liberación cristiana. Cristo nos ha venido a liberar de la peor esclavitud que es el pecado, liberación que adquirimos sobre todo en el confesionario.  El papa Francisco nos dice a los sacerdotes “deben tener olor a oveja”, y yo les digo a mis hermanos sacerdotes “el olor de oveja de la máxima calidad se adquiere sobre todo en el confesionario”.

Que Dios nos bendiga a todos. 

                                                                 
+ Juan Antonio Ugarte Pérez 
Arzobispo del Cusco


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8