Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 6 de Octubre 2013

XXVII Domingo del Tiempo Ordinario (Lc 17, 5-10)
'Señor auméntame la fe, que yo crea mejor, que crea con firmeza y seguridad'
Muy Queridos Amigos:

Hoy, XXVII Domingo del Tiempo Ordinario, el Evangelio está tomado de San Lucas: “En aquel tiempo, los apóstoles le pidieron al Señor: Auméntanos la fe. El Señor contestó: si tuvieran  fe como un granito de mostaza, dirían a esa morera: arráncate de raíz y plántate en el mar. Y les obedecería”.

Ése es el poder de la fe; con frecuencia, cuando el Señor hace un milagro, una curación, dice: “que se haga conforme has creído, conforme a tu fe”. Muchas veces se ve en el Evangelio, cómo el Señor establece un vínculo entre la fe de la persona que pide y el milagro que Él hace; pues, los milagros se dan en la medida de la fe de la gente. La fe es un don de Dios que nosotros tenemos que procurar aumentar con actos de fe, hay que pedirle: “Señor auméntame la fe, que yo crea mejor,  que crea con firmeza y seguridad”; eso nos ayudará en nuestra vida corriente a cumplir nuestros propios deberes que es lo más importante.
El Señor les dice otra cosa a los apóstoles: Supongan que un criado vuestro trabaja como labrador o como pastor; cuando vuelve del campo, ¿quién de ustedes le dice: En seguida, ven y ponte a la mesa? ¿No le dirán: Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás y beberás tú? ¿Tienen que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado? Lo mismo ustedes: cuando hayan hecho todo lo mandado, digan: Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer”.

De eso trata: del cumplimiento de los deberes personales; en primer lugar, los deberes para con Dios; en segundo lugar, los deberes para con la familia; en tercer lugar, los deberes laborales; en cuarto lugar, los deberes sociales. El que se siente llamado a servir al  pueblo en la política, también tiene el deber de servir a la sociedad; eso es lo que debemos hacer. Indudablemente, he puesto en primer lugar  los deberes para con Dios; los deberes, no las devociones que pudieran ser un pretexto para dejar de cumplir nuestro deber. Hay un refrán conocido, que hace mucho se utilizaba en la época en que la mujer atendía exclusivamente al hogar  que dice: “la mujer que por la Iglesia deja el puchero quemar (mujer o varón que deja sus obligaciones por la Iglesia), tiene la mitad de ángel y de diablo la otra mitad”. Sepamos distinguir los deberes para con Dios.
Indudablemente hay leyes positivas de la Iglesia, por ejemplo, ese mandamiento de la Iglesia de “oír Misa entera todos los domingos y fiestas de guardar”; que es muy importante esforzarse por cumplir; pero que no obliga con grave incomodo, porque si un día estamos enfermos con fiebre y nos quedamos en cama y no vamos a Misa, no pasa nada. Si tenemos que atender a un enfermo, un pariente que tenemos que cuidar, no pasa nada; pero tenemos que exigirnos.

Vamos a pedirle a nuestra madre Santa María, que nos aumente la fe. ¡Bienaventurada, tú que has creído! Le dice su prima Isabel, cuando la va a visitarla; Ella tiene una fe perfecta que nos ayude a pedir más fe a vivir nuestra fe y que ayude a cumplir nuestros deberes.

 
Que Dios nos bendiga a todos. 
 
+ Juan Antonio Ugarte Pérez  
Arzobispo del Cusco




 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8