Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 20 de Octubre 2013

XXIX Domingo del Tiempo Ordinario (Lc 18, 1-8)
'Es bueno seguir insistiendo y luchar con la ayuda de Dios, con esperanza, no en tus propias fuerzas, si no en la gracia de Dios'
Muy queridos amigos: 

Hoy, es el XXIX domingo del Tiempo Ordinario. La primera lectura está tomada del Antiguo Testamento, del libro del Éxodo, donde presentan a Moisés haciendo oración, mientras el pueblo de Israel combatía; y, como estaba con los brazos en Cruz, mientras hacía oración, se le cansaron y los bajó. Cada vez que bajaba los brazos, perdía  Israel; hasta que decidieron que dos hombres le sostuvieran los brazos, para que pudiera seguir orando; es así que el pueblo de Israel venció.

En el Evangelio, el Señor para hacer ver la necesidad de la oración constante, cuenta una pequeña Parábola: "Había un juez, en una ciudad que no temía a Dios y  no le importaba los hombres. En la misma ciudad, había una viuda que solía ir a decirle: Hazme justicia frente a mi adversario. Por algún tiempo se negó, pero después se dijo: Aunque ni temo a Dios, ni me importan los hombres, como esta viuda me está fastidiando, le haré justicia, no vaya a acabar pegándome en la cara. Y el Señor añadió: Fíjense en lo que dice el juez injusto, por la insistencia; pues, mucho más hará vuestro Padre Celestial. Es importante la oración sin desanimarse”.

El no poder conseguir mejorar en algún punto de nuestro carácter, no  motiva a seguir insistiendo, y muchas veces no podemos, y decimos: “ya para qué voy a rezar”. Pero, es bueno seguir insistiendo y luchar con la ayuda de Dios, con esperanza, no en tus propias fuerzas, si no en la gracia de Dios, para poder conseguir aquello que, tú sólo –sin Su ayuda-, no puedes.
Es importante esto, seguir insistiendo e insistiendo, sin desanimarse y el Señor  va acudir en nuestra ayuda, porque es para nuestro bien, para el bien de nuestra alma y gloria de Dios.

El Señor, no nos concede esas cosas materiales,  caprichos, que muchas veces no son para nuestro bien; en cambio todo lo que sea ayuda para ser mejor, eso sí nos lo concederá. Hay que tener más fe y pedirle al Señor que nos la aumente, para orar con más perseverancia.

Hemos dicho que oración es: adoración, acción de gracias, petición de perdón, petición de ayuda y escuchar a nuestro Padre. Vamos a pedir a nuestra madre, Santa María, que nos ayude a saber pedir lo que nos conviene.

Que Dios nos bendiga a todos.

+ Juan Antonio Ugarte Pérez 
Arzobispo del Cusco



 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8