Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 29 de Diciembre 2013

La Sagrada Familia
'En ese ambiente de entrega mutua es en el que debemos nosotros vivir y pedir a la Sagrada Familia'
Muy queridos amigos:

Hoy, primer domingo después de Navidad, la Iglesia celebra, la Fiesta de la Sagrada Familia: Jesús, María y José, modelo de familia. Vamos a pensar, con independencia de las lecturas del  domingo, sobre el ambiente de esa familia que es modelo de lo que deberíamos vivir todos en nuestras propias familias; un ambiente de cariño, confianza, y respeto mutuo; un ambiente donde nadie se reserva nada para sí mismo, donde todos ponen todo lo suyo al servicio de esa aventura maravillosa que es la redención de la humanidad, para eso vino Jesús a la tierra y quiso nacer en medio de una familia.

Tú, piensa como actuaría San José, la Virgen y el Niño hasta que se hiciera hombre, porque Jesús vivió la mayor  parte de su vida  en ese ambiente familiar, hasta los 30 años. No sabemos cuándo murió San José, pero yo estoy seguro que él se esforzaba muchísimo para sacar adelante, con su trabajo, a su familia; la tradición dice que era carpintero, el Evangelio, que era artesano, seguramente sabría hacer muchas cosas, desde armar y arreglar una mesa, una silla, muebles, cosas que estaban al servicio de la comunidad, de los demás.

No nos imaginamos a San José, haciendo las cosas de mala gana, de cualquier manera, mal hechas, sino que pondría todo el esfuerzo, para hacer las cosas muy bien y en presencia de Dios, del Niño, que continuamente estaba a su lado. Cómo haría la Virgen para buscar el agua, lavar la ropa, lo haría en un riachuelo, en un manantial, y cómo conseguiría la leña para hacer la comida, en fin. De lo que sí estamos seguros es que el Niño nació en ese ambiente de entrega mutua de San José y la Virgen María, como todo niño al principio sería pegado a la madre y poco se despegaría de ella para acercarse más a José y ver cómo trabajaba y él le iría enseñando su oficio.

En ese ambiente de entrega mutua es en el que debemos nosotros vivir y pedir a la Sagrada Familia, a San José, al Niño, a la Virgen María, para  poner ese ambiente en nuestro hogar y eso indudablemente supone esfuerzo y sacrificio de cada uno. Cada uno de los miembros del hogar de la familia tiene que aprender a poner todo lo suyo y los hijos aprenderán viendo a sus padres como se sacrifican el uno por el otro. Yo recuerdo cómo mi madre, en aquella época, en las fiestas o cumpleaños, celebraba  matando una gallina y recuerdo cómo todos escogíamos las partes más importantes: pierna, pecho, muslos, etc., y mi madre escogía las patitas, la alita y decía que le gustaba. Ahora es que me doy cuenta que ella se sacrificaba y dejaba lo mejor para nosotros y ella se comía aquello que ya nadie quería y nosotros decíamos “que rara mi mamá qué gustos raros tiene”, pero ese es el sacrificio escondido, silencioso que cuando se vive en el hogar los hijos aprenden de los padres a vivir entregados, a vivir en servicio de los demás.

Por eso, la Fiesta de la Sagrada Familia, que es el primer domingo después de la Navidad, que nos sirva para meditar, para profundizar y sacar propósitos concretos, para que en nuestro hogar  haya ese ambiente de alegría, entrega y sacrificio de unos por los otros.

Que Dios nos bendiga y muy Feliz Año para todos

+ Juan Antonio Ugarte Pérez 
Arzobispo del Cusco


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8