Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 19 de Enero 2014

II Domingo del Tiempo Ordinario (Jn 1,29-34)
'No vivo yo, es Cristo que vive en mi'
Muy queridos hermanos:

El domingo pasado, I Domingo del Tiempo Ordinario, al celebrar el Bautismo del Señor, terminó el Tiempo de Navidad y Epifanía, y empezó el Tiempo Ordinario, que tiene dos partes: la primera que va desde el día siguiente a la fiesta del Bautismo del Señor hasta el Miércoles de ceniza, con que empieza la Cuaresma; la segunda parte va desde el fin de la Pascua de Resurrección hasta el Adviento.

Hoy, II Domingo del Tiempo Ordinario, el Evangelio nos habla también de San Juan y dice: “En aquel tiempo, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó: Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Éste es aquel de quien yo dije: Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo. Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que sea manifestado a Israel”.  Juan dio testimonio diciendo: "He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: "Aquél sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ése es el que ha de Bautizar con Espíritu Santo. Y yo lo he visto, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios."

Que misión tan impresionante la de Juan el Bautista, que como dije, el domingo pasado, es un profeta que aparece en Jerusalén, después de muchos años que no habían profetas y el pueblo estaba como esperando y se decían ¿Qué está pasando?, ¿Por qué  no se nos manifiesta Dios? Y es cuando viene Juan y causó un revuelo, y mucha gente va a escucharle y hacerse Bautizar por él; pero cuando viene Jesús, los discípulos de Juan lo van dejando, para ir detrás de Jesús. Al ocurrir esto, un grupo de personas que queda junto a Juan, entran en celos y le dicen, en son de protesta: “Maestro,  aquel del que tu diste testimonio, está Bautizando también y todos se van tras él” y Juan contesta: “¿No les dije  que no era yo quien tenía que venir? Conviene que Él crezca y que yo disminuya, yo cumplo mi misión con mostrarlo”.

Queridos hermanos, nuestra misión, como cristianos, es mostrar a Jesús y no ser nosotros los protagonistas; nuestro yo tiene que disminuir  para que Cristo vaya creciendo en nosotros, para que los demás lo vean a través nuestro y podamos decir, como dice San Pablo, “No vivo yo, es Cristo que vive en mi”, y esa es una labor que va durar toda nuestra vida. Hay que despojarse del hombre viejo, para revertirse de Cristo Jesús. Ser como Juan el Bautista, que no quiere ser protagonista; pues, el protagonista es el Señor. El protagonista de la evangelización es Jesús, no nosotros.

Pidamos al Señor que Él vaya creciendo  dentro de nosotros y nosotros vayamos disminuyendo.

Que Dios nos bendiga a todos

+ Juan Antonio Ugarte Pérez 
  Arzobispo del Cusco


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8