Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 9 de Maro 2014

I Domingo de Cuaresma (Mt 4,1-11)
'Como buenos cristianos debemos poner nuestra esperanza y nuestra vida en la vida eterna'
Muy queridos amigos:

Este primer domingo de Cuaresma, tiempo penitencial muy fuerte que se inició  con el Miércoles de Ceniza, quiero referirme inicialmente a la segunda lectura que está tomada de la Carta de San Pablo a los Romanos que nos dice: “Hermanos: Lo mismo que por un hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte,  así la muerte pasó a todos los hombres, porque todos pecaron” (Romanos 5,12-19). La cita se refiere al pecado original, al pecado de nuestros primeros padres, el cual heredamos por nuestra naturaleza y el que Cristo vino a restaurar, porque con la muerte de Jesucristo y por el Bautismo, se nos perdona, consiguiendo gratuitamente la filiación   Divina y ser hijos de Dios en Cristo Jesús.

El Evangelio nos dice: “En aquel tiempo, Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el diablo. Y después de ayunar cuarenta días con sus cuarenta noches, al fin sintió hambre. El tentador se le acercó y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes.  Pero él le contestó, diciendo: Está escrito: No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.  Entonces el diablo lo lleva a la ciudad santa, lo pone en el alero del templo y le dice: Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito que Él encargará a los ángeles que cuiden de ti, y te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras. Jesús le dijo: También está escrito: No tentarás al Señor, tu Dios. Después el diablo lo lleva a una montaña altísima y, mostrándole los reinos del mundo y su gloria, le dijo: Todo esto te daré, si te postras y me adoras. Entonces le dijo Jesús: Vete, Satanás, porque está escrito: Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo darás culto. Entonces lo dejó el diablo”.

Queridos hermanos, nosotros como buenos cristianos, le debemos poner fin a las tentaciones que cotidianamente se nos presentan, esas tres grandes tentaciones que se dividen en el PLACER, el TENER y el PODER, que San Juan en su Evangelio llama las tres concupiscencias. Vemos con  tristeza, cómo se desespera la gente por conseguir más de lo necesario y una desmedida cuota de poder, más por la fuerza de la ambición que la razón y haciendo prevalecer las ambiciones terrenales. Como buenos cristianos debemos poner nuestra esperanza y nuestra vida en la vida eterna, porque nada de aquí abajo satisface lo suficiente.

Vamos a pedirle a nuestra madre Santa María y San José, que recordamos y veneramos este 19 de marzo,  que nos enseñen a afrontar las tentaciones y a actuar como Dios nos pide a cada uno.

+ Juan Antonio Ugarte Pérez
  Arzobispo del Cusco





 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8