Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 23 de Maro 2014

III Domingo de Cuaresma (Jn 4,5-42)
'Procura en esta Cuaresma encontrarte con el Señor y hacer penitencia, cambiar, purificarte y transmitir a los demás a Jesús.'
Muy queridos amigos:

Este domingo, III domingo de Cuaresma, el Evangelio de San Juan nos muestra  una escena preciosa: “En aquel tiempo el Señor atravesó junto a sus apóstoles el desierto de Samaria y llegó  a un pueblo llamado Sicar, donde encontró un pozo de agua, llamado el pozo de  Jacob. El Señor, cansado de caminar, se sentó en el brocal del pozo, mientras sus apóstoles iban a comprar comida al pueblo. Era alrededor del mediodía, cuando llegó una mujer de Samaria a sacar agua, y Jesús le dice: Dame de beber. La mujer que era samaritana le dice: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana? Porque los judíos no se tratan con los samaritanos. Jesús le contestó: Si tú supieras quién te pide de beber, tú le pedirías a él, y él te daría agua viva. La mujer se sorprende y le dice: Señor, si no tienes cubo, y el pozo es hondo, ¿de dónde sacas el agua viva?, y el Señor sigue insistiendo y la  mujer le dice: Señor, dame esa agua: así no tendré más sed, ni tendré que venir aquí a sacarla. El Señor  le dice: Anda, llama a tu marido y  vuelve. Y la mujer le contesta: No tengo marido. Jesús le dice: Tienes razón, que no tienes marido: has tenido ya cinco, y el de ahora no es tu marido. Entonces la mujer sorprendida va al pueblo y dice a los pobladores vengan a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho ¿no será el Mesías? Mientras tanto llegaron los apóstoles y le dijeron a Jesús: Señor, come, y Él les dice: Yo tengo por comida un alimento que ustedes no conocen. Los discípulos comentaban entre ellos: ¿Le habrá traído alguien de comer?, y  Jesús les dice: Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y llevar a término su obra. De pronto toda la gente del pueblo que eran samaritanos llegaron donde el Señor y se quedaron con él durante un par de días,  y cuando ya estaban por retirarse, le dijeron a la mujer: Ya no creemos por lo que tú dices; nosotros mismos lo hemos oído y sabemos que él es de verdad el Salvador del mundo”.

Fíjate como esta mujer, que no era ninguna santa, consigue que la gente de su pueblo vaya donde Jesús, ella los lleva donde el Señor. Eso queridos hermanos se llama apostolado, eso se llama evangelizar; hay que procurar que la gente conozca y se encuentre con Jesús. No podemos poner escusas diciendo que soy muy joven, soy poco preparado, no soy bueno etc… ¡no!, la mujer samaritana no era ninguna santa y sin embargo el encuentro con Jesús supuso para ella un cambio y supuso mostrarlo a la gente de su pueblo. Seguramente que en ese pueblo no tenía buena fama por los maridos que había tenido; sin embargo, a pesar de eso consigue que la gente de su pueblo vaya a Jesús a través de ella. Eso es lo que debemos hacer todos y no hay que poner  excusas. Procura en esta Cuaresma encontrarte con el Señor y hacer penitencia, cambiar, purificarte y transmitir a los demás a Jesús.

Vamos a pedirle a nuestra madre Santa María y a San José, quienes más trataron a Jesús, que nos ayuden a establecer una amistad personal con Él, para darlo a conocer a los que tengamos a nuestro alrededor, y tratar de que ellos establezcan una relación directa que es lo más importante, pues en eso consiste la vida cristiana, en colaborar todos en esa extensión del reino de los cielos.

Que Dios nos bendiga a todos.

+ Juan Antonio Ugarte Pérez
Arzobispo del Cusco


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8