Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 18 de Mayo 2014

V Domingo de Pascua (Jn 14,1-12)
'“Yo soy el camino, y la verdad, y la vida, nadie va al Padre sino por Mi;'
Muy Queridos Amigos: 

Este V domingo de Pascua, San Juan en su Evangelio nos sigue insistiendo en el mismo tema que el Evangelio del domingo pasado, claro que esta vez con una variante; porque esta vez el Señor dice claramente “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida, nadie va al Padre sino por Mi. Que no tiemblen vuestros corazones, crean en Mí, en Dios. En la casa de mi padre hay muchas estancias, moradas, habitaciones, si no fuera así, ¿les habría dicho que voy a preparar sitio? Cuando vaya y les prepare sitio, volveré y les llevaré conmigo, para que donde este Yo, estén también ustedes. Y adonde yo voy, ya saben el camino. Tomás le dice: Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos saber el camino? Jesús le dice: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí”.

Hay varios temas que sacaremos de este Evangelio; en primer lugar nos dice que nos debemos alegrar porque nuestros nombres están escritos en el Reino de los Cielos; para eso hemos nacido, si el Señor nos ha llamado a la vida, es para que después gocemos de Él por toda la eternidad.

Muere el cuerpo, el alma no; el alma sigue viviendo para siempre y después de la resurrección final el cuerpo resucitara y se unirá a él. El camino para llegar al cielo es Jesús, debemos tener esa confianza porque, nuestro nombre está escrito y tenemos un sitio en el cielo, en ese banquete del Reino de los Cielos. Si alguna vez has estado en un banquete oficial verás cómo en muchas ocasiones cada sitio está reservado con nombre y los que organizan son los que te llevan a la mesa reservada y al sitio donde te corresponde y está tu nombre. Eso es lo que dice el Señor que habrá en el cielo, ¿Qué es lo que tenemos que procurar?, que ese sitio que está reservado para nosotros no se quede vacío, porque si se queda vacío aunque hubiésemos ganado al mundo entero, o hubiésemos triunfado en la vida de qué serviría. De qué le sirve al hombre haber ganado el mundo entero, si pierde su alma; si su sitio en el cielo se queda vacío y para llegar a él, Jesús es el camino. “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida, nadie va al Padre sino por Mi; que sepamos encontrarnos con Cristo, ser cristianos es eso, buscar a Cristo, encontrase a Cristo y amar a Cristo; son tres etapas que continuamente se van reviviendo: buscando, encontrando y amando; y cada vez más se busca y se encuentra más y más. Eso es la vida cristiana  no son una serie de reglas, unos mandamientos, sino seguir a Cristo, buscarlo, encontrarlo y amarlo, y continuar siempre con esa búsqueda; y un atajo, ese caminito que acorta  la distancia, es la Santísima Virgen; a Jesús se va y se vuelve por María, no te olvides.

Vamos a acudir a nuestra Madre Santa María para que nos lleve a Jesús, como hacían nuestras madres cuando nos llevaban al Templo y nos enseñaban el Sagrario y nos decían: ahí está Jesusito; y nos enseñaban; igualmente nuestra Madre la Virgen María que nos enseñe a acercarnos a Jesús, a encontrarlo y amarlo.
Que Dios nos bendiga a todos

+ Juan Antonio Ugarte Pérez
Arzobispo del Cusco


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8