Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 11 de Enero 2015

Bautismo del Señor (Mc 1,7-11)
''
Muy queridos amigos: 

Me dirijo a todos ustedes con mucho cariño para presentarme, soy Mons. Richard Daniel Alarcón Urrutia, vuestro nuevo Arzobispo del Cusco, pues, recién asumí este encargo el 03 de enero.  A partir de ahora, recorreremos juntos, cada domingo, reflexionando los hermosos mensajes que nos trae la Palabra de Dios. En esta primera oportunidad, quisiera empezar deseándoles a ustedes que la paz del Señor Reine en vuestros corazones.

El Evangelio de este domingo, nos relata el acontecimiento del Bautismo del Señor, un hecho que todos nosotros ya conocemos; sabemos que Jesús se Bautizó en el Río Jordán, y quien lo Bautizó fue Juan el Bautista. Es importante revisar cada parte de este texto del Evangelio que este domingo la Iglesia reflexiona, nos presenta primero a Juan el Bautista, que se muestra como un hombre muy humilde; él lo dice claramente: “Yo no soy el Mesías”, y desde este punto de vista reconoce que él está enviado para preparar los caminos, al encuentro de los hombres con Jesús. Él dice: “Yo no soy digno de desatarle las correas de sus sandalias”, qué humildad tan grande la de Juan el Bautista, cuando sabe que su Señor, su Maestro, su Mesías, viene hacia él para pedirle el Bautismo.

Juan el Bautista también anuncia que el mensaje que ha proclamado no era su bautismo, pues él bautizaba con agua; él dice que viene uno que Bautizará con el Espíritu Santo. Con estas palabras, Juan el Bautista, prepara el terreno para poder reconocer que cuando Jesús viene a pedir el Bautismo de sus manos, está siendo el iniciador de un nuevo Bautismo, pero un Bautismo en la que vamos a recibir la condición de ser hijos de Dios, por medio del Espíritu Santo. Entonces, esta es la primera figura de Juan el Bautista, que todos nosotros lo queremos muchísimo y celebramos su Día junto al Festividad del Cusco.

Juan el Bautista es un hombre santo y humilde, que sabe preparar el camino para el encuentro con Jesús, esta sería la primera enseñanza que nos trae el Evangelio de este domingo, saber imitar este camino de preparación y que seamos todos como Juan el Bautista, para poder llevar a otros hermanos al encuentro con Jesús. Luego, la segunda parte es hermosísima, el Bautismo del Señor ha sido representada en muchísimas obras de arte y quizás todos lo tenemos grabado ya en la mente; Jesús, en medio del agua, Juan el Bautista derramando el agua sobre la cabeza del Señor y en ese instante el cielo que se abre y Dios que proclama: “Este es mi hijo amado”. En ese momento, baja el Espíritu Santo, en forma de paloma, es la inauguración de la etapa misionera en la vida de Jesús, hay que tener en cuenta que con esta festividad culmina el tiempo de la Navidad, el tiempo litúrgico donde todos nosotros hemos renovado nuestra fe en ese niño que ha nacido en Belén y ha crecido luego en una familia en Nazaret, hasta convertirse en un hombre listo para iniciar su misión. El Padre lo instituye como su Mesías, y lo declara su hijo y por último, le envía el Espíritu Santo para que sea el portavoz del mensaje de salvación.

El Bautismo de Jesús nos debe recordar, también, nuestro propio Bautismo, por eso a raíz de esta celebración démosle gracias al Señor porque un día también nosotros recibimos las aguas del Bautismo, pues Dios nos ha declarado sus hijos, somos sus hijos y el Señor nos ha dado el Espíritu Santo para poder anunciar como misioneros su mensaje a los demás.

Que Dios me los bendiga a lo largo de esta semana y les pido a todos ustedes mucha oración para el Ministerio Episcopal que acabo de iniciar.

Que el Señor les Bendiga en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

 + Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo del Cusco


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8