Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 18 de Enero 2015

II Domingo del Tiempo Ordinario (Jn 1, 35-42)
''

Muy queridos amigos:

Que la paz del Señor esté en vuestros corazones, en este domingo día del Señor.

Nuevamente nos reencontramos para meditar el mensaje que nos trae la Palabra de Dios, estamos recordando que Jesucristo tuvo su primer encuentro con sus primeros seguidores y hoy día el Evangelio de Juan nos presenta este pasaje. Al empezar el ministerio de Jesús ya hay algunos discípulos que se sentían atraídos por esta presentación que había hecho Juan el Bautista: “Ahí tienen al cordero de Dios que quita el pecado del mundo”, y estos primeros seguidores van detrás de Jesús, y el Evangelio va relatando esos detalles tan bonitos, voltea Jesús y se da cuenta que lo van siguiendo y él pregunta: “ ¿Qué quieren? ”, y le responden dos seguidores de Juan: “Dónde vive maestro, queremos hablar con Usted”; luego viene un largo momento donde se encuentran estos discípulos con el Señor y habrían estado conversando todo ese día; hermosos momentos de dialogo donde Jesús les abriría su corazón, para poderles proponer el gran tesoro de la misión que su Padre  le había encomendado. Estos discípulos quedaron fascinados y en ese momento salen corriendo, para llamar a los demás y allí proclaman una frase que debe quedar siempre grabada en todos los seguidores de Jesús: “Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo)”. Jesús se convirtió para ellos en la respuesta al momento de tantas preguntas, al encontrar a alguien que ya de alguna manera era el que con tantas ansias esperaban la llegada del Mesías, al final llaman a otros compañeros que eran pescadores y los acercan a Jesús, y termina el relato cambiándole el nombre a Simón y llamándolo Pedro.

Este pasaje tiene que ver mucho con nuestra historia, un día también nosotros nos encontramos con Jesús y nuestra fe esta llamada a recordar ese primer encuentro, el momento maravilloso. Decía el Papa Benedicto XVI, no somos creyentes porque de repente hemos encontrado una hermosa idea o un gran conocimiento o porque de repente nos ha atraído quizás una forma de vivir de alguna manera correcta. El punto principal de nuestra fe, es habernos encontrado con Jesús, haber sentido la fascinación, la admiración por su persona, por su palabra y el sentirnos enamorados de su proyecto, allí arranca entonces el camino de la Fe Cristiana.

El Evangelio de este domingo nos invita a todos nosotros a recordar el primer momento en el cual fuimos llamados por Jesús; recordar que nuestra fe se basa en la persona de Jesucristo y que podamos nosotros también, con esta experiencia de encuentro personal con Jesús, poder tener esas horas largas de preguntarle, que Él nos responda de poder escuchar y conocer cuál es su proyecto del Reino de Dios, que tienen que reinar en el mundo donde hay tanta maldad, pobreza, injusticias. Dios quiere el amor, la paz, la fraternidad y quiere construir el mundo con la participación de todos los hijos de Dios, este proyecto que Jesucristo viene a proponernos, despierta la fascinación de todo seguidor de Jesús; así también, debe despertar siempre en nuestro corazón, esta admiración, fascinación, enamoramiento; para poder luego decir a los demás que hemos encontrado al Mesías, ¡Él es nuestro Señor! ¿En quién vamos a poner nuestra confianza, esperanza? En Jesús lo hemos encontrado, no hay otro para nosotros, con Él tenemos la oportunidad de mirar de otra manera la vida que vivimos y poder superar los problemas que enfrentamos. Jesús nos tiene que animar, enamorar, salir de repente de esa inquietud interna que tenemos, para poder comunicarlo a los demás, siempre la fe está orientada a invitar a otros a acercarse a Jesús. No olvidemos, en primer lugar, que este Evangelio nos recuerda que el Señor un día nos llamó; segundo, que somos sus seguidores; y tercero, que tenemos que proclamar ante el mundo que Jesucristo es nuestro salvador, porque lo hemos encontrado. Y compartamos la alegría de este encuentro con Jesús, llamando a otros como lo hicieron estos discípulos. Que vengan a conocer a Jesús, a amar a Jesús. ¿Dónde lo encontramos ahora?, Él está en la Palabra de Dios, está en la Eucaristía, está en la Iglesia, está en cada hermano que sufre, está presente a tu lado. Sigamos este mismo ejemplo de los primeros discípulos que nos recuerda a todos nosotros que somos seguidores de Jesús y no le demos las espaldas. ¡Anunciemos a todos con alegría que hemos encontrado al Mesías!

Con esta misión queridos hermanos, les derramo una especial bendición, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 + Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo del Cusco



 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8