Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 22 de Maro 2015

V Domingo de Cuaresma
'Si el grano de trigo no muere, queda infecundo'

Muy queridos hermanos. 

Nuevamente nos volvemos a reencontrar en la fe, para poder iluminar esta quinta y última semana del Tiempo de Cuaresma. Ya estamos, prácticamente, a un paso de celebrar la Semana Santa; empezamos con el Domingo de Ramos hasta el Viernes Santo que vamos a contemplar una vez más la entrega de Jesús en la Cruz por nuestra salvación, pero quisiera que enfoquemos esta Semana Santa, más allá del Viernes Santo, la Resurrección del Señor, donde Jesucristo sale vencedor de la muerte y resucita a una vida nueva. En la Vigilia e Pascua, todos los cristianos del mundo, desde el Papa Francisco, hasta el último cristiano del mundo, estamos invitados a renovar esa vida nueva que hemos recibido en el Santo Bautismo.

Por eso, la Palabra de Dios nos pide en esta última semana del Tiempo de Cuaresma, que reflexionemos sobre la importancia que tiene el Bautismo en nuestra vida. Bautismo significa “nuevo nacimiento”, no solamente es el agua que nos derraman en la cabeza y la fórmula que dice el sacerdote, proclamándonos hijos de Dios; el Bautismo es algo más que eso, es el inicio de una vida nueva por la cual Jesucristo resucitó, después de su pasión y muerte, por lo tanto, para esta quinta semana yo les recomiendo que reflexionen, mis queridos hermanos, lo que ha significado para Jesús el darnos esta vida nueva; él nos ama tanto que quería darnos una vida nueva y para eso tenía que morir y resucitar; y con ese sentimiento es que vamos a celebrar esta Semana Santa, con un deseo de gratitud a Jesús. 

“Si el grano de trigo no muere, queda infecundo” (Jn 12,24). Jesús es ese grano de trigo que sembrado en la tierra muere, para hacer rebrotar una vida nueva, la vida que tú y yo hemos recibido en el Bautismo. Por lo tanto, valorar y reflexionar esa muerte que, por amor a nosotros, encontró Jesús, nos invita a amarlo entrañablemente, como él nos ha amado a nosotros; pues, nadie tiene amor más grande que aquel que ha dado la vida por sus amigos, y Jesús ha dado la vida por ti y por mí y tenemos que corresponderle con nuestro amor. 

El Señor nos ha dado una vida nueva para amarlo, no solamente para tenerlo como un bonito recuerdo o simplemente para tenerlo como en los momentos que más lo necesitamos, Él quiere que lo amemos siempre; y en segundo lugar, nuestro Bautismo es para seguir a Jesús, seguir sus pasos. El cristiano tiene que poner en práctica todas las enseñanzas, los mandatos, ideales, sueños de Jesús, esa es su vida nueva; estamos puestos en el mundo para poder traer la vida nueva que Jesucristo nos ha traído: el amor, la paz, la comprensión, la justicia, la fraternidad, la solidaridad, todos estos signos de nueva vida es la que Jesucristo quiere que nosotros asumamos. En la Vigilia Pascual vamos a renacer a esta vida nueva y en Viernes Santo, vamos a contemplar a Jesús crucificado y con ello, el triunfo y la gloria a Dios, porque Cristo no muere en la Cruz como un fracasado, Cristo entrega su vida por amor a ti y por amor a todos los hombres, es decir, el triunfo del amor de Dios, está por encima de la muerte y del pecado. Él es la gloria de Dios, por eso, en el Evangelio de hoy se escucha la voz del Padre “yo he glorificado a mi hijo y lo glorificaré siempre”. 

Cristo en la Cruz, es la glorificación del amor de Dios, y así tenemos que verlo, con este anhelo y deseo del triunfo de Dios. Por último, dice el texto que hemos escuchado en el Evangelio: “Cuando yo sea elevado atraeré a todos hacia a mí”. Dejémonos atraer por Jesús, en estos últimos días de la Cuaresma, no lo rechacemos, acerquémonos a Él y vamos a encontrar junto con Él, el secreto y la alegría de una vida nueva con el Señor y para alegría del mundo y de los demás.

 Queridos hermanos, que Dios los bendiga.

+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo de Cusco


 



 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8