Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 19 de Abril 2015

III Domingo de Pascua ( Lc 24,35-48)
'La paz este con Ustedes'

Muy queridos hermanos y hermanas:

La paz este con Ustedes. Con estas mismas palabras Jesucristo saludaba a sus discípulos cuando se aparecía resucitado entre ellos, palabras con las que se dirige a cada uno de nosotros, que en su nombre nos reunimos para celebrar la Eucaristía. Jesucristo nos viene a animar a creer en Él, nos trae paz y quiere que la vivamos junto a Él, que siempre construyamos esa paz en nuestra sociedad.

El pasaje del Evangelio de este domingo, nos presenta la dificultad que tuvieron los discípulos de aceptar la fe en Jesús resucitado; para ellos no fue nada fácil, pero como Jesús ya los conocía, además, como maestro utiliza una especie de pedagogía para que sus discípulos puedan, al final, aceptar y estar muy convencidos de que Jesucristo, su Maestro y su Señor está vivo y está en medios de ellos.

Es hermoso ver en el desarrollo del pasaje de este Evangelio que hemos escuchado, cómo el Señor, hace que sus discípulos pasen por diversas experiencias; primero, les pide: “vean mis manos y mis pies”, mostrándoles la llaga de su pasión en las manos y en los pies. Les dice: “toquen con sus manos, no soy un fantasma, no soy un espíritu que no tiene carne ni huesos, soy Yo mismo”. En esta primera parte, el Señor les pide a sus discípulos abrir los ojos y experimentar, convenciéndolos de alguna manera, que Jesús vivo, el mismo que los llamó, les acompañó y les predicó, dándoles testimonio de que era el Hijo de Dios y murió en la Cruz, está en medio de ellos, o sea la experiencia de vida que tuvieron los discípulos de Jesucristo, como su Señor y Maestro resucitado sigue siendo, Su Señor y su Maestro. Aun viendo y tocándolo, los discípulos no llegaban a creer del todo y Jesús recurre a la parte del sentimiento y del afecto, para ello les pide algo de comer y le trajeron un trozo de pez asado, y lo tomó y comió, delante de ellos, este acto era diríamos el último recurso pedagógico para que ellos pudieran entender que no estaban ante un ser extraterrestre o de repente  un ser meramente espiritual, era Él mismo, el mismo Jesús en carne y hueso que ellos conocieron durante su recorrido apostólico y ahora como un amigo más, se sienta en la mesa y come con ellos. Que detalle más lindo de Jesús para que sus discípulos crean profundamente en Él.

En esta primera parte del Evangelio, para esta semana de la Pascua, el Señor nos está pidiendo fortalecer nuestra fe, verlo, tocarlo y comer con Él; ¿no es esto mis queridos hermanos nuestra experiencia de la Eucaristía, donde podemos ver a Jesús representado en el Sacerdote, donde podemos tocar el altar, podemos tocar su cuerpo y luego comer el alimento que Él nos da, como pan de vida? Estas señales de su presencia animan la fe de los discípulos y deben animar también nuestra fe.

Mis queridos hermanos, el Señor les abrió la inteligencia para que entendieran las escrituras. En esta semana, pidamos al Señor que nos ayude a creer más en Jesús resucitado, pero para esto busquemos acercarnos a la lectura de la Palabra de Dios, porque en ella vamos a encontrar el fundamento de nuestra fe que es Jesús resucitado.

Que Él les bendiga y les acompañe en esta semana.

+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo de Cusco

 



 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8