Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 28 de Junio 2015

XIII Domingo del Tiempo Ordinario (San Marcos 5,21-43)
'“Señor ven a poner tu mano sobre mi hija que está enferma para que se cure y viva”.'

Hermanos y hermanas:

Que la alegría de la fe reine en vuestros corazones. Vamos avanzando en este Tiempo Ordinario, y ya entramos al domingo XIII de este tiempo, en el que vamos acompañando a Jesús como discípulos suyos.  Él es el maestro que nos va explicando a través de su palabra el proyecto del Reino de Dios; no olvidemos que los domingos pasados Jesús ha empezado a compartir con los hombres este hermoso proyecto de Dios, para que reine el amor de Dios en medio de la humanidad, como un signo de una nueva vida, para una nueva sociedad.

Estamos viendo los elementos constitutivos del reino de Dios, que es el tema fundamental de la fe para poder entrar en el camino del reino; toda palabra de Dios que asumimos como un tesoro tiene que fortalecer y fundamentar nuestra fe, nuestra fe en esa persona que es Jesucristo, el hijo de Dios hecho hombre.

El domingo pasado Jesús fortaleció la fe de sus discípulos, presentándose como el dueño y Señor de toda la naturaleza, cuando se quedaban admirados de ver que Él calmaba la tormenta devolviendo la paz y la quietud; y les decía: “ustedes son hombres de poca fe”.

El mensaje del Evangelio está dirigido a fortalecer la fe, la fe en la persona de Jesús, quien no solamente es el dueño y Señor de todo lo creado, pues en sus manos no solo está el dominio de la naturaleza, sino también la vida, pues es Él, el dueño de la muerte, de la vida, de la salud, Él es todo.

En este domingo el Evangelio nos presenta dos personajes, el hombre jefe de la sinagoga que tenía una hija enferma, y una pobre mujer que sufría de males de sangrado interior, la hemorroisa; ambas situaciones significan esa debilidad humana. En la enfermedad, Jesucristo se presenta como Señor de la vida, Señor frente a la enfermedad; lo único que requiere el Señor es solo la respuesta de fe, por eso al final de la curación de la mujer hemorroisa con grandiosa fe, le dice: “anda tu fe, te ha curado”, ¿y cuál es esa fe?, es la misma fe que el jefe de la sinagoga profesa, quien dice al Hijo de Dios: “Señor ven a poner tu mano sobre mi hija que está enferma  para que se cure y viva”.Esa es la fe llena de confianza en el poder, en la misericordia de Jesús, que no desatiende las necesidades de quienes pasan por esta realidad.

Este pasaje tiene que iluminar también nuestra vida actual, ¿cuántos de nosotros muchas veces perdemos la esperanza? Tenemos problemas ya sean personales o relacionados con la salud no solamente física, sino también salud psíquica, salud emocional en la familia, en el trabajo, en la sociedad. Ante una enfermedad como que nos derrumbamos y nos olvidamos que hay alguien que está delante de nosotros, y que tiene el poder suficiente. Hoy existen muchos testimonios de fe, de gente que ha logrado conseguir recuperar su salud por su fe en Jesucristo a través de las diferentes devociones.

El Señor hoy día quiere darnos a entender que frente a este mundo de sufrimiento no estamos solos, pues Él está con nosotros, Él nos fortalece y nos da esperanza; esa fe en Jesucristo que no solamente devuelve la vida, sino que nos trae una manera nueva de vivir, y vivir con esperanza en la sociedad.

 

En esta semana reafirmemos nuestra fe en Jesucristo, y si tienes algún problema de salud, o te aqueja algún sufrimiento, mira a Jesús, acércate a Él, pide su mano para que con su mano bendita logre conseguir esa salud que tú requieres y que tanto anhelas.

Que el Señor derrame sus bendiciones a todos ustedes.

 + Richard Daniel Alarcón Urrutia
 Arzobispo de Cusco.

 



 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8