Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 20 de Setiembre 2015

XXV Domingo del tiempo ordinario ( Mc 9,30-37)
''
Muy queridos hermanas y hermanos.
 
Hoy, nuevamente, nos ponemos en comunicación, para compartir juntos la Palabra de Dios. El tiempo va transcurriendo, no olvidemos que en este mes de setiembre recordamos con mucho cariño la devoción al Señor de Huanca, que Él derrame muchas bendiciones, desde su Santuario, a todos sus hijos e hijas que acuden a Él con amor y devoción para pedirle muchas bendiciones para todos y cada uno de ustedes.
Estamos ya en el domingo XXV del Tiempo Ordinario y no olvidemos que en este Tiempo Ordinario caminamos con Jesús, acompañándole en sus predicaciones y como discípulos, vamos aprendiendo de cada palabra, mensaje, gesto y cada milagro que realiza el Señor. El Evangelio, este domingo, nos habla precisamente de ese caminar de Jesús, que va instruyendo a sus discípulos, ese trajinar de pueblo en pueblo, donde va enseñando esa nueva forma de vida cristiana. Entonces, cuando los discípulos comienzan a discutir entre ellos, y el Señor les pegunta: ¿Por qué están discutiendo?  Resulta que entre ellos había el tema de quién era el más importante, entonces Jesús, de alguna manera, a través de una comparación, les hace un llamado: Si quieren buscar ser el más importante, tienen que aprender el camino de serlo al estilo de Jesús, poniendo en comparación a un niño, porque dice: el que se hace pequeño, como un niño, ese es el más grande en el Reino de Dios.
Con esta comparación, Jesús, está queriendo que sus discípulos  dejen de lado esas aspiraciones de orgullo, soberbia y muchas veces talvez de altanería, lo que busca el Señor es que aprendan como Él, a ser humilde, a ser pequeño, a ser sencillo. La pequeñez, la sencillez, la humildad, fueron las características que envolvieron la personalidad de Jesús. Así también, tienen que ser sus discípulos y en este camino de instrucción, Él les pide  una total apertura, esa característica propia del Señor, de la comprensión, la compasión de los que más sufren: los pequeños, los humildes, los sencillos. Ellos tienen que ser y ocupar un lugar muy importante en el corazón de los discípulos, y así como Jesús acogía a todos  sin marginar a nadie, así también el discípulo tiene que saber dirigir su corazón, atender, servir, acoger con cariño, con ternura, a quienes más lo necesitan.
 Estas características que Jesús les pide a sus discípulos, nos lo pide ahora a nosotros, para que como discípulos de Jesús, actuemos en estos tiempos que estamos viviendo. El Señor nos sigue instruyendo, porque el camino del testimonio del cristiano tiene que aprender a dar testimonio de una vida según el estilo de Jesús; por eso el Señor también quiere, que sus discípulos, o sea nosotros, aprendamos en esta escuela, los valores de la humildad, la caridad y  la sencillez y que en esa cercanía  a los demás, en ese poder acoger a quienes más lo necesitan, es donde nuestro corazón de discípulo tiene que ser igual al de Jesucristo.
Medítalo en esta semana, reflexiónalo en tu familia, allí donde es la escuela de valores, para que puedan ir asumiendo desde la familia esta formación en estos valores cristianos tan importantes y necesarios para estos tiempos que estamos viviendo.
Que el Señor de Huanca derrame muchas bendiciones sobre ti y tu familia. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amen

+ Richard Daniel Alarcón Urrutia 
Arzobspo  Metropolitano del Cusco
 


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8