Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 18 de Octubre 2015

XXIX Domingo del Tiempo Ordinario (Mc 10, 35-45)
'El Hijo del Hombre no ha venido para que le sirvan, sino a servir'

Mis queridos hermanos: 

Un saludo fraterno y cariñoso para todos y cada uno de ustedes.

Nuevamente, el domingo nos reúne a todos como hijos de Dios, para escuchar atentos el mensaje de la Palabra. Los domingos anteriores hemos venido siguiendo a Jesús acompañado de sus discípulos, donde les iba instruyendo sobre cómo los discípulos del Señor tenían que aprender una nueva forma de pensar y actuar. No olvidemos que Jesús quiere que sus discípulos construyan el Reino de Dios, que es el gran proyecto de amor que nos ha traído Jesucristo. En este camino, Jesucristo se encuentra en varias oportunidades con distintos personajes y estos, le traen sus inquietudes, Jesucristo los guía y los orienta, para poder comunicarles el mensaje del Reino de Dios.

En esta oportunidad, Jesucristo va a recibir la propuesta de dos de sus discípulos, quizá no han entendido, ni comprendido lo que el Señor quería, comprender que en el Reino de Dios las cosas son muy distintas. En el reino de los hombres, normalmente los cargos de autoridad y de representatividad, son envueltos en una especie de jerarquía, por sobre todo, de ciertos tratos de privilegios, aquel que está más arriba, es el que goza de más privilegios y el que tiene más poder.

Cuando Jesucristo escucha el pedido de dos de sus discípulos: “queremos que nos coloques uno a tu izquierda y otro a tu derecha, cuando llegues a tomar posesión de tu Reino”. Los discípulos aquí manifiestan su condición humana-terrena, al querer aprovecharse del gobierno de Jesús para poder ubicarse en un lugar de poder y privilegios, sin haber comprendido el mensaje y las enseñanzas de Jesucristo. Y el Señor les dice todo lo contrario: “el que quiera ser el primero que se haga el último de todos, el que quiera ser el mayor que sea el servidor de todos”, dando a entender que, los discípulos no están llamados a buscar privilegios, cargos o posiciones; sino sobre todo a la actitud de servicio. Jesucristo mismo, se pone como modelo y ejemplo, por eso termina la lectura del Evangelio diciendo: “el Hijo del Hombre no ha venido para que le sirvan, sino a servir”.

Jesucristo nos enseña el verdadero servicio, en la actitud de entrega de generosidad, ese darse el todo por el amor de los demás. La única preocupación que Él tiene, es llevar la vida a los demás sin ningún interés mezquino, sin ningún interés de ningún otro tipo. Este modelo, Jesucristo nos lo plantea también a nosotros, en estos tiempos modernos que estamos viviendo, que muchas veces tendemos a buscar privilegios y cargos, donde nos podamos sentir más que los demás. Jesús nos vuelve a recordar, que si queremos seguir el verdadero camino de discípulo seguidor de Cristo, tenemos que actuar como Él: “poner todo lo que tenemos, al servicio de los demás”, con esa entrega, esa generosidad y por amor a nuestro prójimo.

 Ojalá en cada familia podamos los padres, educar a nuestros hijos en esta escuela de Jesús, para que ellos aprendan también lo que es la calidad de servicio cristiano, desde la casa, el colegio y en todas las circunstancias de la vida.

Hermanos, que el Señor los bendiga en esta semana y los colme de muchas gracias necesarias, para el bien de su hogar. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.  

 
+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo Metropolitano del Cusco
 



 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8