Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 29 de Noviembre 2015

I Domingo de Adviento
'Verán al Hijo del Hombre venir en una nube… '
 

Muy queridos hermanos y hermanas:


Nos unimos a toda la Iglesia Universal, que a partir de este domingo inicia su camino en un nuevo tiempo litúrgico, el Tiempo del Adviento, donde la oración principal de toda la Iglesia es la aclamación: “Ven Señor Jesús, ven no tardes que te esperamos”. Es un tiempo de espera, para poder celebrar la llegada de Jesús, en el misterio de su nacimiento en Belén. Por lo tanto, estas cuatro semanas nos permite a nosotros ir preparando nuestro corazón, para poder acoger a Jesús, ya no en la gruta de Belén de hace dos mil años, sino en la gruta de nuestro corazón.

En este primer domingo de Adviento, en las lecturas bíblicas, Jesús ya nos anuncia su segunda venida diciendo: “Verán al Hijo del Hombre venir en una nube”… “cuando empiecen a suceder estas cosas, tengan ánimo y levanten la cabeza, porque se acerca su liberación”. Por eso, el Tiempo del Adviento, no solamente nos prepara para celebrar el nacimiento del Señor, sino que también nos prepara para la segunda venida de Cristo. Es una especie de entrenamiento para poder ir revisando cómo estamos nosotros también, preparando la segunda venida de Jesucristo, que ya no será en la forma humilde, sencilla, en Belén; sino en una forma gloriosa.

Mientras nosotros esperamos el nacimiento de Jesús llenos de esperanza, ¿qué nos trae Jesús con su nacimiento en Belén? Su amor, su cercanía, su mensaje, que nos anima a saber que Dios está con nosotros. Cuando Jesús venga por segunda vez nos traerá la salvación definitiva, por eso nos dice el Señor: ¡Ánimo levanten la cabeza! ¡Advierto, es tiempo de esperanza! La llegada de Jesús es también motivo de esperanza, lo esperamos con ese ánimo grande que hay en nuestro corazón.

El Evangelio de este domingo, nos recuerda también, que este Tiempo de Adviento, es un tiempo penitencial, por eso, hay que revisar nuestras vidas, para ver en qué estamos avanzando, en qué estamos retrocediendo, o en qué nos hemos quedado estancados. Hay que revisar nuestro corazón, ese lugar donde Jesús ha de venir a reinar, a partir de su misterio del nacimiento.

Hay dos actitudes que nos pide la Palabra de Dios en este Tiempo de Adviento. Primero, estar alertas, pues así como nosotros sabemos que pronto vendrá el 25 de diciembre, la segunda venida de Jesús no sabemos cuándo ni cómo será, pero lo importante es estar despiertos. Segundo, estar en actitud de oración, porque la venida del Señor va a responder, en la medida en que nosotros pedimos su venida. Por eso, los primeros cristianos solían terminar sus reuniones diciendo “Maranatha”: Ven Señor Jesús que te esperamos.

Querido hermano, querida hermana, que el Adviento comience en tu corazón, en tu familia, participa de este Adviento en tu comunidad parroquial y que sea este tiempo un tiempo de base, para que puedas prepararte bien, para el nacimiento de Jesús y su segunda venida, qué Él te colme de muchas bendiciones en este Santo Adviento.

En el nombre del Padre, del Hijo y de Espíritu Santo. Amén.
 
+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo Metropolitano de Cusco


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8