Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 6 de Diciembre 2015

II Domingo de Adviento ( Lc 3,1-6 )
''


Mis queridos hermanos y hermanas:

¡Maranatha! (ven Señor Jesús), es la expresión de la Iglesia en este Tiempo de Adviento. Le decimos al Señor que venga pronto a cumplir su promesa de nacer entre nosotros, para levantar nuestro ánimo y responder con alegría a su presencia y a su mensaje. Entramos en la segunda semana del Tiempo del Adviento, no olvidemos que estamos invitados en este tiempo a entrar en contacto con Dios, para que con oración, podamos dialogar con Él, compartir con Él nuestras alegrías, nuestras penas e ilusiones. Adviento es un tiempo de oración, como también es un tiempo de esperanza. Pero también, en este Tiempo de Adviento, nos plantea la Iglesia una sincera conversión, un llamado especial al arrepentimiento de nuestras obras, que muchas veces no están conformes con el querer de Dios, esas obras que ofenden a Dios o al prójimo; por eso, el personaje que aparece en este domingo y el próximo, es Juan el Bautista, aquel a quien Dios designó como el profeta, enviado para preparar los caminos para el encuentro de los hombres con Jesucristo, el Señor. Él es un modelo y un ejemplo de lo que debe de hacer la Iglesia en este Tiempo de Adviento, escuchar la voz de la conciencia.
 
 ¿Qué es lo que nos pide Juan el Bautista, el profeta, el anunciador? La voz que clama en el desierto dice: “preparen los caminos del Señor, allanen sus senderos, los montes y las colinas que se abajen, que los caminos tortuosos se hagan rectos, y los caminos escabrosos llanos, para facilitar la llegada del salvador”. Estas palabras proféticas deben de resonar en nuestros corazones, en esta segunda semana de Adviento, cada uno de nosotros tiene que revisar los caminos que tiene delante de sí para poder caminar en rumbo a la celebración de la Navidad. Y, ¿a qué se refieren estos montes, estas colinas, estos caminos tortuosos? se refieren, hermano y hermana, a todos los obstáculos que impiden nuestro acercamiento a Dios, el Señor viene a nosotros y nosotros vamos hacia Él, pero para eso necesitamos tener el camino completamente libre y llano, para que podamos ir y Él pueda venir.
 
Por lo tanto, ¿qué actividad tenemos para esta segunda semana de Adviento? Lo que nos ha pedido Juan el Bautista: tenemos que allanar aquello que se va convirtiendo en un obstáculo, enderezar lo que de repente esta chueco y desordenado; en otras palabras: Revisa tu conciencia, tu corazón y ponte a pensar qué es lo que te impide a ti, llegar a Jesús, qué es lo que le impide a Jesús llegar a ti. Entonces, reflexiona, analiza, has tu examen de conciencia y busca aquello que no te permite tener una relación de encuentro personal con Jesús. Pueda que sean tus temores, tus debilidades, tus propios pecados los que no te permiten ese encuentro personal con Cristo; la indiferencia, los rencores, las rencillas, las venganzas, en fin, cada uno revise su propia conciencia y lo trabaje en este Adviento, para empezar a rellenar todos esos obstáculos de nuestro camino, hacia el encuentro con Jesús.
 
En esta Segunda Semana de Adviento, hazlo personalmente, en tu oración, hazlo unitariamente en reunión con tu familia y pidámosle al Señor que les ayude a todos, como Juan el Bautista, a preparar este camino de encuentro feliz con Él, en la Navidad. Que Él te dé muchas bendiciones: En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
 
 
+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
 Arzobispo de Cusco


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8