Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 13 de Diciembre 2015

Homilía de Mons. Richard Daniel Alarcón Urrutia, Arzobispo Metropolitano del Cusco, con ocasión de la Apertura del Año Extraordinario de la Misericordia
'“Misericordiosos como el Padre”. '
Queridos hermanos y hermanas:
 
Con la apertura de la puerta Santa de la Misericordia en nuestra Iglesia Catedral, damos inicio al Año Extraordinario de la Misericordia en nuestra Arquidiócesis del Cusco.
Debemos sentirnos muy unidos al querer y sentir del santo padre el papa Francisco en este inicio del año de la misericordia, que todo este año suene en nuestros oídos y en nuestros corazones su llamado a dar testimonio al mundo del amor misericordioso del Padre, manifestado en su hijo Jesucristo y por obra del Espíritu Santo transmitido a todos por medio de la Santa Iglesia, el pueblo de Dios misericordioso.

La puerta santa simboliza los brazos abiertos del Padre que invita a todos sus hijos a recibir su amor misericordioso expresado en su perdón, en reconciliación y en la oportunidad de volver a empezar con una vida nueva. El Señor nos invita al sacramento de la reconciliación para experimentar su misericordia.

Su amor misericordioso es un amor que sana nuestras heridas, nos libera de nuestras esclavitudes, nos saca de las tiniebla del pecado y de la soledad para devolvernos la luz de la vida y de la paz.
Su amor nos renueva y nos reincorpora en la comunidad de su Iglesia, nos hace sentir familia, una familia misericordiosa. Su amor reconstruye la fraternidad social ante un mundo que se va fragmentado y enfrentado cada día más, nos abre las puertas a la paz y a la convivencia pacífica. ¡Cuánta esperanza tiene el Papa Francisco en este año de la misericordia!
Durante este año estamos invitados todos a vivir el Jubileo de la Misericordia con tres actitudes personales y comunitarias: contemplar, celebrar y compartir.

Para lograr el objetivo del Año de la Misericordia, expresado en el lema: “Misericordiosos como el Padre”.
Primero: Debemos aprender a contemplar la misericordia de la Santísima Trinidad y en la Iglesia. Esto implica meditar, reflexionar, estudiar y aprender, para lo cual habrá espacios de formación en el tema de la misericordia donde encontraremos el ejemplo de las acciones de Dios y de los santos que son modelo para ser misericordiosos.
De una manera especial contemplemos a Jesucristo, el rostro misericordioso del Padre, sus palabras, sus gestos y sus milagros que son para nosotros una escuela de la misericordia.

Segundo: Tenemos que celebrar esta misericordia, por medio de los Jubileos, para festejar los frutos de la misericordia, la alegría y el gozo del perdón, de la reconciliación. Cada jubileo debe ser signo de la fiesta de la misericordia.
Nuestra Iglesia Catedral, es desde ahora un Templo Jubilar para ganar las indulgencias plenarias, al igual que todos los santuarios especialmente de Huanca, Qoylloritti, Torrechayoc y Virgen del Carmen de Paucartambo, así como todos los templos parroquiales. 

Tercero: tenemos que ser misericordiosos mediante el compartir fraterno con el más pobre y abandonado de nuestra sociedad. Mediante nuestro compromiso con las obras corporales y espirituales de la misericordia nos acercaremos a los ancianos, enfermos, privados de la libertad, a los que sufren la marginación y exclusión social para hacerles sentir el amor misericordioso del Padre.

Que este compromiso sea un compromiso permanente de nuestra fe, porque una fe sin caridad es una fe muerta, no es la fe de la iglesia de la iglesia.

Tenemos un largo camino que recorrer, este año es un tiempo de gracia y hay que aprovecharlo al máximo. Que la misericordia de Dios esté en nuestras mentes, en nuestros corazones, en nuestras actitudes, en nuestras actividades pastorales, en nuestra oración y culto litúrgico, en nuestro diario vivir y en todas nuestras relaciones humanas.
Que María aquí presente, Madre Misericordiosa, nos acompañe e interceda por todos sus hijos, para este año jubilar de la misericordia, dé los frutos que el Santo Padre quiere, para ser una iglesia viva, misionera y misericordiosa..
Recemos juntos el Credo conforme a nuestro folleto.  

+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
 Arzobispo de Cusco
 


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8