Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 17 de Enero 2016

II Domingo del Tiempo Ordinario
''

Muy queridos hermanos y hermanas:
Estamos ya viviendo el año del Jubileo de la Misericordia, pidamos en este domingo que el Señor nos dé entrañas de misericordia, para ser misericordiosos como lo es el Padre con nosotros.

 El evangelio de este domingo nos presenta el primer milagro de Jesús que convirtió el agua en vino, ya que había la necesidad de una pareja de esposos, pues el vino se había terminado en su fiesta de bodas; con este milagro damos inicio al Tiempo Ordinario. Acompañemos a Jesús en su recorrido por los pueblos, a contemplar sus milagros, a escuchar sus palabras y volver a sentir en nuestro corazón ese mensaje tan hermoso que nos trae Jesús, al predicar el evangelio y anunciar el amor misericordioso de Dios a los hombres.

La primera señal que nos da Jesús de la presencia de este amor Misericordioso lo ubicamos en un pueblito que se llama Cana de Galilea donde Jesús participa de una boda acompañado de su madre y de sus discípulos. Todos sabemos que en este milagro Jesús convierte el agua en vino; esta escena nos tiene que iluminar a reflexionar, ¿Qué nos dice Jesús en este domingo y en este año de la misericordia?, Jesús se presenta como el vino nuevo, Él es el vino nuevo que da sentido, alegría y gozo a la vida, por eso es importante descubrir el sentido del milagro.
Ante una necesidad, Jesús pide agua, el agua que no tiene color, sabor, ni olor; entonces Jesús convierte esta agua en vino sabroso. Al final del milagro los invitados decían por qué habían dejado el mejor vino para el final. El agua que Jesús convierte en un vino sabroso, vino que representa una vida nueva, este es el milagro que hace Jesucristo convertir un elemento sin sabor y sin olor a un elemento lleno de vida, lleno de amor y lleno de gozo.
¿Y quién logra que Jesús realice el primer milagro?, es la virgen María, su madre, en ese momento ella está atenta a la situación que ocurre con los esposos, que se encuentran preocupados porque ya se les había acabado el vino, María siempre está atenta a la vida de todos sus hijos sobre todo cuando llega el momento en que sus hijos pierden el sentido de la vida. María es la primera que detecta esa necesidad del corazón humano, el corazón de sus hijos; la frase de María, hagan lo que Él les dice, es una lección permanente para poder recuperar el sentido a nuestras vidas, por eso Jesús al escuchar de su madre este pedido inmediatamente le atiende, porque Jesús quiere dar sentido a la vida de las personas, sentido a nuestras vidas.

A ti querida familia, esposos, padres e hijos que viven en una comunidad, que triste es cuando les falta el vino del amor, de la comprensión, de la ternura, de la paciencia y de la falta de responsabilidad. Pídele a Jesús en esta semana. Así como Jesús convirtió el agua en vino, que Jesús convierta esta realidad de tu familia, en una familia feliz, llena de amor, llena de paz, llena de comprensión y de misericordia.

Que la Virgen Santísima interceda por todos Uds., y les dé el vino nuevo del amor Misericordioso de Dios en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo Amen.

    
+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo Metropolitano del Cusco


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8