Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 31 de Enero 2016

IV Domingo del Tiempo Ordinario
''



Muy queridos hermanos y hermanas, en este domingo día del Señor, y en este tiempo de la misericordia, hagamos que la misericordia de Dios que perdona siempre y no se cansa de perdonar nos enseñe también a ser instrumentos y misioneros de la misericordia, comprendiendo y perdonando siempre a todas las personas que de alguna manera u otra no cumplen o nos han hecho algún daño en nuestra vida.

En este domingo, cuarto del tiempo ordinario, el evangelio nos vuelve a presentar a Jesús en otro pasaje de su vida, y este pasaje nos lleva mucho a la reflexión, porque es el primer dolor del corazón de Jesús después de haber proclamado su misión en Nazaret. Sus mismos paisanos que han compartido con Él tantos años desde su niñez hasta su madurez, se convierten en sus primeros enemigos, de alguna manera rechazan a Jesús, cuestionan sus palabras y critican su misión. Jesús siente el rechazo de sus paisanos de Nazaret. ¿Y por qué?, porque no tenían fe en Él, Jesús nos proclama una máxima quizás presente en la realidad de muchas personas nadie es profeta en su tierra”.

Cuando alguien sobresale en nuestra comunidad, en vez de apoyarle, de animarle, ¿no nos ponemos también en la misma actitud de los paisanos de Jesús?, somos los primeros en destruir su fama, sus posibilidades y desanimamos a tanta gente que tiene tantos valores y posibilidades de desarrollarse. Jesús nos invita este domingo en primer lugar a no seguir este camino. A Jesús le agrada corazón es cuando lo aceptamos con fe su persona, sus palabras, su mensaje, Él nos invita a aceptarle como camino, verdad y vida; esto es lo que quiere despertar en cada uno de nosotros.

Tenemos que recordar las hermosas palabras y el hermoso programa de salvación de Jesús y decir si en Él encontramos el camino, la verdad y la vida; tenemos que aceptarlo ponernos en su camino y evitar la tentación de caer en aquella actitud de estos nazarenos que cerraron su corazón a Jesús.

Hoy también reflexionemos que hay mucha gente en nuestra sociedad que cierra su corazón, sus ojos y sus oídos a Jesucristo, a su mensaje y a su palabra; cuando cierran el corazón a Jesús se vuelven duros y por eso encontramos en la sociedad tanta violencia, que perdemos la paz, y la fe. Por eso, un corazón que se cierra es un corazón que entra en la oscuridad, no sigamos este camino si hay momentos de dudas, e incertidumbres, no nos quedemos ahí, abramos las puertas de nuestro corazón pensemos que Dios nos está mirando y mira nuestro corazón. Este año de la misericordia Dios quiere tener misericordia invitándonos a abrir y salir de esa oscuridad, de esa dureza de corazón y aceptar a Jesucristo como la manifestación de su amor; dejémonos amar por Dios en la persona de Jesucristo no cerremos nuestro corazón a este amor. Que Dios nos dé su luz, nos dé su fuerza. Necesitamos del Espíritu Santo para aceptar y amar a Dios.

No olvidemos nunca las palabras tan hermosas del papa San Juan Pablo II, cuando empezó su ministerio: “abrir las puertas de nuestro corazón de par en par a Jesucristo”, y lo que nos decía el Papa Benedicto XVI; no le tengas miedo a Jesús, Él no viene a quitarte nada, Él no viene a aburrirte la vida, Él viene a darte amor, cariño y paz.

Con estas palabras, en esta semana, querida familia, queridos esposos, padres, hijos mantengan la puerta de su corazón y familia siempre abiertas a Jesús, Él les va a traer la luz, la paz y la alegría. Que su amor les acompañe esta semana en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 + Richard Daniel Alarcón Urrutia
 Arzobispo Metropolitano del Cusco

 



 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8