Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 10 de Abril 2016

III Domingo de Pascua (Jn 21:1-19)
''


Muy queridos amigos y amigas:

Que la alegría de la Pascua les siga acompañando en este Año de la Misericordia. Hemos empezado ya el tiempo de la Pascua y todos estos domingos vamos a reflexionar sobre las apariciones del Señor Resucitado, apariciones que iban fortaleciendo la fe de los apóstoles e iba preparándolos para asumir la responsabilidad de continuar con la misión y la tarea de Jesucristo.
 
La resurrección de Jesús no es un hecho del pasado, es un hecho del presente, Jesús está vivo en su Iglesia y sigue acompañando todas las labores que realizan sus seguidores ahora en este tiempo que estamos viviendo, por eso la presencia del Señor Resucitado siempre estará vinculado con la misión de la Iglesia de evangelizar, esa la misión que Jesucristo resucitado va animando y haciendo que sea una Iglesia Misionera, que anuncia la fe a todos los rincones del mundo.
 
El pasaje bíblico que corresponde a este domingo, nos habla acerca de la pesca milagrosa, de cómo los discípulos pasaron la noche intentando pescar algo y no lograron nada, aparece Jesús y les ordena que echen la red y levantan la red llena de peces; esta es la pesca milagrosa que realizó Jesucristo después de su resurrección. A través de este pasaje Jesús quiere recordar que los discípulos han sido llamados a ser pescadores de hombres y por eso les recuerda “echen las redes”; la tarea de la Iglesia es echar las redes, bajo la mirada, la guía, la conducción de Jesús Resucitado.
 
Cuando los Pescadores han visto el milagro de la pesca milagrosa, mis queridos hermanos, se han llenado de alegría y han reconocido que es obra y fruto del Señor Resucitado.
 
Qué bonito detalle nos trae el Evangelio de este domingo, cuando ellos bajan de la barca y van a la orilla, encuentran a Jesús preparándoles un rico almuerzo, Él mismo ha preparado las brasas, Él mismo ha colocado los peces, Él mismo ha encendido ese fuego para prepararles una rica comida, como fruto de su esfuerzo y del trabajo de estos pescadores.
 
¡Que hermoso detalle!, esto nos permite hoy día también reconocer a ese Jesús que está presente con nosotros y que nos acompaña, y cada domingo nos invita casualmente a su mesa para prepararnos el rico almuerzo de “La Eucaristía” ese pan convertido en su cuerpo, ese compartir juntos el alimento de la palabra, es el gran regalo que les hace esperar Jesús a sus discípulos después de la ardua tarea de pescar durante toda la semana.
 
También es importante en este domingo,  recordar que hoy en la sociedad hay muchos lugares, donde todavía no conocen a Jesucristo, lugares alejados o en la misma familia, lugares en las zonas marginales, lugares en las zonas rurales más apartadas, muchos todavía no conocen a Jesucristo y estamos todos siendo testigos como la sociedad va perdiendo los valores que Jesucristo nos ha dejado en el Evangelio; por eso no olvidemos que siempre es tiempo de pescar, siempre es tiempo de echar las redes,  en todo lugar y en todo momento.
 
Por lo tanto, Jesús nos invita en este Tercer Domingo de Pascua a echar las redes, ya que muchos de nuestros hermanos tienen la necesidad de ser conocedores del mensaje de Jesucristo, de poder aceptar esta invitación a seguir su camino, lo bueno es que no estamos solos; hemos visto en el pasaje del Evangelio que es el Señor el que les indica donde pescar,  es el Señor el que les dice lo que tienen que hacer, es el Señor el que los convoca después a compartir la alegría de la pesca. La Iglesia no camina sola, nuestras comunidades parroquiales no caminan solas, nuestra familia cristiana no camina sola, Jesús está a nuestro lado siempre animándonos, fortaleciéndonos, empujándonos a cumplir la tarea de nuestra misión; y no olvides que cada domingo el Señor te espera en la orilla de tu vida para compartir el delicioso almuerzo de su Palabra y de su Eucaristía.
 
Por ello querido hermano, para esta Tercera Semana de Pascua te invito a que renueves tu compromiso de ser un pescador, un pescador de Jesucristo, no te canses de echar la red donde más se necesita.
 
Que la bendición de Cristo resucitado te alcance a ti y a toda tu familia, en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
 
 + Richard Daniel Alarcón Urrutia
 Arzobispo Metropolitano del Cusco
 
 
 
 
 


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8