Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 1 de Mayo 2016

VI Domingo de Pascua (Jn 14:23-29)
''


Muy queridos hermanos y hermanas:

En este Año Jubilar de la Misericordia, mi saludo fraterno a todos y cada uno de ustedes.
 
Estamos llegando al final del Tiempo Pascual, este tiempo tan hermoso que nos ha permitido experimentar la presencia consoladora y animadora de Jesús Resucitado. En estos días próximos a culminar el Tiempo de la Pascua, Jesús se preocupa de preparar a sus discípulos, para que una vez retornado a la casa de su Padre, ellos sigan gozando de su presencia a través del Misterio de la Eucaristía; y también prepara la mente y el corazón, de sus discípulos,  para que puedan recibir la Gracia y la fuerza del Espíritu Santo.
 
El Espíritu Santo que vino en Pentecostés e iluminó la mente y el corazón de los discípulos, para continuar con la tarea misionera de llevar el Evangelio a todos los rincones del mundo. Jesucristo quiere prepararnos  estas dos últimas semanas antes de recibir el Don del Espíritu Santo, quiere que abramos el corazón y que preparemos nuestra mente, nuestro interior para renovar la presencia del Espíritu Santo, ese espíritu que anima a la Iglesia y anima a cada cristiano a ser misionero de Jesucristo.
 
Para esta VI Semana del Tiempo de Pascua, Jesús nos pide una evaluación antes de retornar a la casa de su Padre, una evaluación muy importante en nuestra vida.
 
Querido hermano, querida hermana siempre es necesario revisar nuestro corazón y cuestionarnos ¿Cuán cerca estamos de Jesús? , ¿Cuán lejos estamos de Jesús?, para poder evaluar nuestras vidas nuestro amor hacia Él, Jesucristo nos da una clave, que es su Palabra: “Si me aman guardarán mi Palabra, si no me aman se olvidaran de mi Palabra”, y lo más hermoso de Jesucristo es esa Palabra, la Palabra de nuestro Padre, que ilumina la vida de los hombres y de la sociedad.
 
Por eso en esta VI semana se nos pide hacer un examen de conciencia, y preguntarnos: ¿Acogemos la Palabra de Dios como cristianos, como católicos?, ¿Qué importancia le damos a la acogida de la Palabra de Dios en nuestra mente, corazón y vida?, ¿Cumplimos la Palabra de Dios?, ¿La profundizamos?, ¿Leemos, estudiamos, meditamos la Palabra de Dios?
 
Jesús nos dice: “Si me aman guardarán mi Palabra”; por lo tanto mi querido hermano y hermana, la Palabra de Dios es un termómetro de nuestro amor a Jesucristo que tiene que motivarte a actuar como cristiano, pensar como cristiano, y dar testimonio como cristiano. El cristiano tiene que caminar siempre iluminado y acompañado por la Palabra de Dios. Este es el secreto que nos enseña Jesucristo antes de volver a la casa de su Padre.
 
No te olvides, siempre busca un espacio y un momento para leer, escuchar y poner en práctica la Palabra de Dios, dale un lugar en tu corazón. En este Evangelio, Jesús también nos habla de la paz que tiene en su corazón y en su vida, esa verdadera paz, que está en hacer lo que Dios quiere con nosotros.
 
Por lo tanto en esta VI semana, el Señor nos pide renovar nuestro compromiso de ser hombres y mujeres de paz, instrumentos de la paz del Señor; por eso es importante cultivar la paz en la familia y en la sociedad donde nos desarrollamos, con los padres, hijos, compañeros de trabajo; sobre todo ahora que estamos viviendo momentos tan difíciles de tanta violencia.
 
Por eso vamos a pedirle al Señor estas cosas: Que nos prepare para recibir al Espíritu Santo, que nos permita a todos nosotros descubrir la belleza de la Palabra de Dios, y que nos haga instrumentos de la paz con los demás en medio de nuestra  sociedad.
Que la Palabra del Señor te acompañe en esta sexta semana y que derrame muchas bendiciones en tu vida.
 
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
  
+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
 Arzobispo Metropolitano del Cusco


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8