Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 5 de Junio 2016

X Domingo del Tiempo Ordinario
'Joven a ti te hablo, yo te lo mando, ¡levántate!'


Muy queridos amigos y amigas:
 
Que el Señor les dé la paz en este hermoso Año Jubilar de la Misericordia. Hoy volvemos a retomar el Tiempo Ordinario en la Celebración Litúrgica de la Iglesia. Estamos en el tiempo en que contemplamos y acompañamos a Jesús en su caminar en la vida ordinaria; todos nosotros nos convertimos en discípulos del Señor y vamos a caminar con Él todos los domingos para contemplar cómo actúa Jesús, cómo habla Jesús, los milagros que realiza. Y a partir de estas experiencias, aprender el mensaje de Jesús, viendo cómo Él va instruyendo a sus discípulos en el camino del proyecto del Reino de Dios; ese proyecto que tanto nos cuesta hoy comprender.
 
Por eso, hoy Jesús nos llama a retomar nuestra condición de discípulos del Señor, empezando este domingo a acompañar a Jesús en uno de sus milagros que realizó en la ciudad de Naím. El mensaje de hoy está dirigido especialmente a los jóvenes. Jesús dice: “joven a ti te hablo, yo te lo mando, ¡levántate!”. Esas son las palabras que Jesús dirige a un joven que había muerto; su madre viuda lo llevaba a enterrar llena de dolor y de sufrimiento. Y Jesús, que no es indiferente al dolor humano, se acerca a esta madre, se conmueve del dolor de ella, pues era una madre viuda, y el fallecido era su único hijo varón, joven con un gran futuro.
 
 Jesús no solo se compadece de esta mujer viuda, sino que pone su mirada en ese joven muerto del que no se sabía cómo había fallecido. Jesucristo como es el Señor de la vida le cuesta ver este pasaje donde esta presente la muerte, por eso, inmediatamente tiende la mano y le ordena al joven que se levante y rompa las ataduras de la muerte; y este joven vuelve a la vida inmediatamente y es devuelto a su madre.
 
Este mensaje tiene un sentido más profundo, pues es un mensaje dirigido a los jóvenes de todos los tiempos. Jesús valora, ama, espera y confía mucho en los jóvenes y por eso su corazón se conmueve cuando ve a un joven con las ataduras de la muerte. Hoy muchos jóvenes que viven esta tremenda experiencia, tendrán la vida física, pero están muertos espiritualmente, moralmente, culturalmente, socialmente; pues son jóvenes que viven tremendamente aislados, en una vida completamente ajena, cuando son marginados muchas veces porque caen en los vicios de las drogas, en la prostitución o entregados a la delincuencia.
 
Como dijo el Santo Padre Francisco en su última visita a México:“aquel joven que se entrega al sicariato, éticamente es un joven muerto en vida”. Jesús no quiere ver a los jóvenes encadenados en esta realidad de una muerte que los puede llevar a una situación trágica, terrible, que no solamente es para él, sino para toda su familia; en este caso cuánto dolor crearían para sus queridas madres.
 
Jesús con este pasaje se dirige a todos nosotros y nos dice: analiza querido joven, analicen queridos padres que tienes a tus hijos adolescentes; ¿hasta qué sentido y hasta qué punto realmente esos jóvenes están viviendo una experiencia de muerte? Jesús quiere que los jóvenes se levanten, pues tienen esa capacidad, esa disponibilidad y fuerza necesaria para poder rehacer su vida, reorientar su vida; solamente espera que Jesús tienda la mano y ese joven podrá tener la capacidad de volver a empezar de nuevo.
 
 Querido joven, en este domingo en que recordamos la resurrección del joven, te invito a acercarte al Señor Jesús en el momento que puedas o en el momento que desees. Él está aquí mirándote y extendiendo la mano. Tú joven, puedes romper las ataduras de la muerte en la cual te encuentras, Jesús te ofrece una vida nueva, Jesús te ofrece reincorporarte a tu familia, Jesús te ofrece que la sociedad te acoja. Porque así como el Señor, todos nosotros queremos y valoramos a nuestros jóvenes.
 
Que nuestro Padre Celestial derrame todas sus bendiciones a nuestra juventud en este tiempo que estamos ahora viviendo y les colme de sus bendiciones.  En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
 
+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo Metropolitano del Cusco 
 


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8