Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 17 de Julio 2016

XVI Domingo del Tiempo Ordinario
'La vida de oracion familiar'

Muy queridos hermanas y hermano:

Mi saludo cariñoso y fraterno a todos y cada uno de ustedes. En este día del Señor, no olvidemos que estamos en el año de la Misericordia, que el amor de Dios misericordioso llegue a todos y cada uno de ustedes.
Nuevamente la palabra del Señor sale a nuestro encuentro para iluminar nuestra vida cristiana, y darnos aquellas orientaciones necesarias, para que como cristianos respondamos con fidelidad a nuestra misión en medio de nuestra sociedad.
 
El Señor nos da hoy tres enseñanzas muy importantes. Quisiera resaltar lo que el evangelio de Lucas que nos trae este domingo, en primer lugar, ubica a Jesús en medio de una familia, es invitado a pasar a la casa de dos hermanas: Marta y María. Quisiera detenerme en este pequeño detalle, Jesús comparte la vida de una familia y Él al visitar a esta familia les trae la paz y el mensaje de Dios; su presencia es luz, fuego, amor, cariño y ternura de Dios.
 
Es muy importante tener en cuenta, para que también nuestros hogares, tengan las puertas abiertas a Jesucristo. Hay que invitarlo a compartir nuestra vida, Él quiere ser un amigo más en medio de la casa, en medio de la familia. Y así como Marta y María lo recibieron con amor, cariño y alegría, recibamos a Jesús.
 
Qué importante es tener en nuestra familia un lugar asignado para la presencia del Señor, ya sea una imagen, ya sea la palabra de Dios, ya sea un rinconcito que lo destinemos para un pequeño altar familiar. El Señor quiere compartir nuestra vida familiar y quiere también alegrarse con nuestras alegrías, quiere compartir y consolar nuestras tristezas, el Señor comprende nuestras necesidades; por eso qué hermoso es tener a Jesús en medio del hogar y de la familia como lo recibieron Marta y María.
 
La primera enseñanza de este domingo seria querido hermano, querida hermana, nunca le cierres las puertas a Jesús, tenlas siempre abiertas y Él va a venir a tu casa de muchas maneras; tenlas siempre abiertas para escuchar su palabra y tenerlo presente en la vida del hogar, cuando se reúnen a rezar, comer y compartir, siempre recuerden que Jesús está en medio de esa familia.
 
En segundo lugar, el Señor nos habla de una dimensión muy importante que se debe vivir en el seno de una familia, “la vida de oración”, vemos a María de rodillas escuchando las palabas del Señor, cómo lo atendía María, con qué entusiasmo, con que emoción escuchaba las palabras de Jesús. Eso nos refleja que toda familia debe de tener espacios de oración familiar, para conversar con Jesús, para escuchar, para poderle manifestar nuestras necesidades. La oración es muy importante pero junto con esta oración también tenemos que tener en cuenta el otro aspecto, que la vida familiar tiene que ser un reflejo de nuestro compromiso cristiano. Por ello vemos a Marta dedicada a atender a Jesús, ella en la cocina preocupándose por la comida manteniendo las cosas en orden en la casa, pero hay una característica que Jesús resalta: Martha al hacer esta actividad, manifiesta que está cansada, agobiada y nerviosa, y Él le dice que no debe de actuar de esa manera.
 
Cuando en el hogar tenemos momento de dificultades, cuando los padres, los esposos o los hijos se sienten así nerviosos, quizás angustiados o comienzan a manifestarse de manera incómoda, mis queridos hermanos es porque en esa familia está faltando la oración; hay que servir al Señor con alegría, y entusiasmo, pero cuando falta esta alegría y este entusiasmo esa acción, sea la que sea en la familia o en la sociedad, se puede convertir de repente en una situación estresante y Jesús no quiere que nosotros lo sirvamos de una manera estresante, sino al contrario, animosos, alegres, entusiastas y aunque nos cueste sacrificio, pero lo hacemos con alegría. Mi querido hermano, mi querida hermana evalúa y analiza la vida de tu familia en esta semana y pregúntate si Jesucristo está formando parte de tu hogar y de tu familia, el Señor te está enseñando una lección muy importante oración con acción unidos, no por separado, sino unidos, la acción tiene que ser reflejo de la oración, y la oración nos tiene que llevar a la acción.
 
Que el Señor ilumine tu hogar, tu familia y te ayude a vivir momentos de paz y de tranquilidad; que el Señor te bendiga, en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, Amén.
 
+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
 Arzobispo Metropolitano del Cusco
 
 


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8