Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 16 de Octubre 2016

XXIX Domingo del Tiempo Ordinario
''


Muy queridos hermanos y hermanas, paz y misericordia de parte de Dios para todos y cada uno de ustedes.

Todo este año jubilar venimos reflexionando sobre el tema de la misericordia y vamos descubriendo cuánto debemos aprender. Cada vez que reflexionamos, descubrimos cosas nuevas y vamos abriendo nuestro horizonte, para poder comprender la inmensa misericordia de Dios; no es por gusto que en el texto bíblico se dice: “eterna es su misericordia”, efectivamente la misericordia de Dios es eterna y nunca llegaremos a comprender la inmensidad de la belleza de su misericordia.

Cada domingo, cada semana, vamos reflexionando y vamos llegando a conocer todo lo que implica esta misericordia de Dios, el Santo Padre ya va a cumplir un año desde que tocó el tema de la misericordia y cada vez nos sorprende con temas nuevos y todo está relacionado con el corazón misericordioso de Dios, por eso esta semana la palabra de Dios -que es proclamada en el evangelio- nos invita a relacionar misericordia y justicia, dos realidades que muchas veces nosotros encontramos en nuestro diario vivir y en nuestra sociedad, tenemos urgencia de reflexionar sobre la justicia, sobre ese principio que nos lleva a dar lo que le corresponde al otro por justicia, y en nuestra sociedad vemos actos de injusticia, que nos llevan no a un acto de misericordia, sino muchas veces al desorden, al reclamo, a la violencia, por eso es importante esta semana reflexionar sobre misericordia y justicia, dos cosas que deben ir íntimamente relacionadas.
El pasaje del Evangelio nos presenta a un juez injusto, que no estaba practicando bien el principio de la justicia, pero en medio de esta actitud desordenada, una pobre mujer viuda, le insiste para que le haga justicia y se la hace no porque es justo, sino simplemente por una presión y una insistencia de esta pobre mujer, o sea no lo hace por conciencia de justicia, sino por cumplir o salir de una actitud de insistencia.

Dios no es así, dice Jesús, nos refleja en su palabra que si los hombres actúan de esa manera Dios no, Dios no obra por ninguna presión, Dios obra por amor, su misericordia está a la puerta, presto a brindar ese amor misericordioso a quien se lo pida, hacer justicia es un acto de amor, hacer justicia es un acto de misericordia, por eso Dios es justo y siempre es justo con nosotros y muchas veces nos da sin que se lo pidamos, porque es por justicia y que como hijos de Dios nos corresponde, y Él está presto, la misericordia de Dios viene envuelta en un acto de justicia para con todos sus hijos, Dios es justo con nosotros y nosotros tenemos que aprender a ser justos con los demás.

No hay misericordia sin justicia, como tampoco hay justicia sin misericordia, ambas son el camino, se encuentran y alaban la gloria de Dios. Por lo tanto, en nuestra vida tenemos que unir estos dos actos, hacer las cosas como deben de ser pero hacerlo con amor y en orden a reflejar la justicia de Dios.

Que el Señor nos enseñe esta semana a vivir esa justicia en nuestra vida personal, en nuestra relación con los demás, en nuestra vida familiar. Mis hermanos, la justicia tenemos que aprenderla desde el hogar, desde la familia, de los padres, los esposos, los hijos, cada una cumpliendo la tarea y la misión que le corresponde y practicando la justicia entre todos los miembros de una familia y dentro de un contexto de amor, justicia y misericordia tenemos que aprenderla en la familia y desde ahí proyectarla hacia la parroquia, hacia la sociedad. Y no olvidemos ese pequeño detalle de esta mujer viuda, orar con insistencia porque la oración viene a ser la fuente y la misericordia y la justicia son el fruto, que nuestra oración permanente sea que la justicia de Dios reine entre los hombres, en cada uno de nosotros y en nuestra comunidad familiar y eclesial.

Que el amor misericordioso y la justicia de Dios te acompañen todos estos días, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo Metropolitano del Cusco
 


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8