Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 12 de Febrero 2017

VI Domingo del Tiempo Ordinario (Mt 5, 20-22. 27-28. 33-34. 37)
''


Que la paz del Señor llegue a tu corazón y que irradie en medio de toda tu familia. Muy queridos hermanos y hermanas, nuevamente nos reunimos, como una comunidad de discípulos, para meditar el mensaje de Jesús. En estos domingos, estamos meditando el sermón de la montaña, en el que Jesús trata de explicar a todos sus discípulos cual es el camino del proyecto del Reino de Dios en medio de los hombres.

Hay que tener en cuenta que Jesús nos invita a asumir este proyecto, no solo personalmente sino en forma comunitaria; la Iglesia es discípula de Jesús, nuestro maestro y todos nosotros formamos una comunidad de discípulos. Por eso, es muy importante que nuestra fe la vivamos siempre en una dimensión comunitaria: tu familia es una comunidad, tu parroquia es una comunidad, la sociedad es una comunidad, en medio de esta gran comunidad social, está la Iglesia, está la comunidad de los discípulos seguidores de Jesús. No olvidemos que estamos en el mes de febrero, en el Tiempo Ordinario aprendiendo a ser discípulos en estos tiempos que vivimos.

Jesús es nuestro Maestro y Él nos trae la verdad, hoy tenemos que ponernos en esa condición de discípulos pero reconociendo que aquel que nos enseña, es el que nos trae la verdad sobre todas las cosas. Una de las cosas que nos enseña Jesús en este domingo es que Él no viene a traernos una ley diferente a la ley que vivía el pueblo de Israel, esa Palabra de Dios que fue transmitida a través de los patriarcas y los profetas, y que consignaron la fe de Israel. Jesús no nos trae una ley distinta a esa, al contrario, Él viene a dar una autentica interpretación de la Palabra de Dios, de la ley dada por Dios a todos los hombres. Hoy más que nunca, como seguidores de Jesús debemos de tener la seguridad que estamos en un camino autentico, en el camino que Jesús nos propone, por eso tenemos que acoger la verdad que Él nos revela, como una verdad que nos refleja el auténtico querer de Dios. Estamos en una sociedad en la que comienzan a aparecer corrientes ideológicas que confunden a las personas, en la que, a veces, no se sabe qué es lo bueno o qué es lo malo, qué es lo correcto o qué es lo incorrecto; hoy tenemos hambre, necesidad de la auténtica verdad y el único que nos la puede revelar es Jesucristo, somos discípulos de la verdad, para ser transmisores del camino de la verdad.

Hoy, el Señor comienza a reflexionar sobre los mandamientos y da su verdadera interpretación como Hijo de Dios y como luz para el mundo; nos habla del mandamiento de no matar, respetar la vida de los demás, que muchas veces se entendía simplemente como quitar la vida física o material de los demás. Mis hermanos, Jesús amplía este mandamiento también a cuidar el respeto por la dignidad de cada persona, el respeto por su buena fama, con una palabra podemos matar a otra persona, con una palabra podemos destruir la vida de otra persona. El odio y la violencia, son dos aspectos que nos llevan a destruir a los demás, tenemos, por tanto, que respetar al prójimo y esto significa encontrar fuentes de reconciliación.

Frente al adulterio, Jesús nos revela que la fidelidad, es primordial en el matrimonio, por lo tanto debe ser inculcada a nuestros hijos y debe ser respetada ante todo, pues es un compromiso que los esposos han hecho delante de Dios y hay que cuidarlo.

Este domingo, el Señor también nos pide revisar el mandamiento del juramento, que está ligado directamente con la coherencia en lo que decimos y hacemos, si decimos: ¡No!, es no, si decimos: ¡Sí!, es sí. Tenemos que aprender a cuidar en cada palabra nuestra fidelidad a Dios y nuestra fidelidad con los demás. Por lo tanto, debemos de ser muy fieles, muy coherentes en nuestras palabras y en nuestras acciones con la fe que profesamos. Son tantos mandamientos que Jesús revisa en el sermón de la montaña, que les va dando el toque de humanidad, de fraternidad y sobre todo de buscar la paz.

Jesús nos ayude en esta semana a poder reflexionar los mandamientos en nuestra vida y ponernos en esta dimensión de que Jesús nos explica dándonos el verdadero sentido del amor, una vida nueva como cristianos, una ley nueva llena de amor para los demás.

Que Él te acompañe y te bendiga a ti y a toda tu familia en estos días, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo Metropolitano del Cusco


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8