Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 2 de Abril 2017

V Domingo de Cuaresma
''


Muy queridos hermanos y hermanas, que la paz del Señor este con todos ustedes.
 
Entramos a la quinta y última semana del Tiempo de Cuaresma, considero que es oportuno aprovechar de este espacio para poder agradecer a todas las personas que a lo largo de estos días han colaborado con sus donaciones y colectas económicas a favor de nuestros hermanos más necesitados que han sufrido las inclemencias de los desastres naturales en todos los rincones de nuestro país, especialmente de nuestros hermanos del norte.
 
A nombre de Cáritas del Perú, queremos agradecer a las personas, instituciones, organismos del Estado y tantas personas, que confiando en la Iglesia, han hecho llegar sus donativos los cuales llegarán a cubrir las necesidades de tantos hermanos y familias que han quedado en desamparo.
 
En segundo lugar mis queridos hermanos, ya estamos prácticamente a entrada de la Semana Santa. Que sea esta última semana, una semana de profunda reflexión, de profunda oración y de un llamado a la reconciliación con el Señor; casualmente en orden a este tema de nuestra reconciliación con el Señor, la Palabra de Dios nos presenta este Domingo Quinto de Cuaresma ,el pasaje tan hermoso, tan impresionante de la resurrección de Lázaro. 
 
Lázaro, el amigo de Jesús, encuentra la muerte, pero a través de una acción milagrosa de Jesucristo, Él lo saca de la tumba y le devuelve la vida y lo entrega a su familia, para que continúe con su vida, pero no de manera ordinaria, sino como un hombre de fe, porque a través de este hecho despierta en él, la fe en Jesucristo.
 
Por eso, quisiera que en esta semana, reflexionemos este pasaje hermoso de la resurrección de Lázaro y comparemos las escenas con el acontecer en nuestra Patria. Fijémonos bien en esta escena: “Lázaro en la tumba muerto”, este hecho representa muchas veces las situaciones duras y difíciles que pasamos en la vida; hay  veces que ya no tenemos esperanza y de repente nos envolvemos en un mundo de muerte, donde no encontramos salida y nos situamos en la tumba cerrada.
 
Muchos de nuestros hermanos se han quedado sin familias, sin casa, sin trabajo y han visto destruirse años de esfuerzo y de sacrificio. No vamos a buscar culpables, ni ponernos a pensar en las causas. En estos momentos vemos a tantos hermanos nuestros que están como Lázaro, en la tumba del dolor, del sufrimiento, del pensar que va a venir después; ¡Jesucristo no es indiferente frente a esta realidad! El pasaje del Evangelio, nos presenta un Jesús que llega a sentir en el corazón la muerte de su amigo Lázaro, inclusive es el único pasaje en el que Jesús derrama lágrimas cuando se entera de la muerte de su amigo. Esta sensibilidad del Señor también está dirigida a nuestros hermanos que están pasando por situaciones tan difíciles, situaciones de muerte, desesperación y angustia frente a esta realidad.
 
Hoy, Jesús, también se dirige a nuestros hermanos y a nosotros mismos, para que nunca perdamos la fe y la esperanza, a pesar de todas las dificultades por la que estemos pasando. Nuestros hermanos del norte, están pasando por circunstancias extremas; devolvámosles la esperanza a través de nuestra solidaridad y saquémosles de esta situación crítica y restituyamos en ellos la alegría, el aliento y el ánimo de seguir como Lázaro resucitado.  
 
Por otro lado, la imagen de Lázaro también está identificada con nuestra propia realidad de pecadores, cuando cometemos un pecado ciertamente nos introducimos como Lázaro en la oscuridad de la tumba. Jesús no nos quiere ver así, Él es el Señor de la vida, nos quiere alegres, contentos, perdonados, reconciliados, rearmados nuevamente, para poder amar a Dios y amar a nuestro prójimo. En esta semana el Señor te invita a salir de tu sepulcro, a salir de tus propias limitaciones o debilidades y te invita también a acercarte al confesionario a recibir el perdón de Dios.
 
Mi hermano, mi hermana vive la experiencia de Lázaro en esta semana, vuelve a renacer con el perdón de Dios, recupera la vida que Dios te ofrece y no te olvides en tus oraciones de recordar a nuestros hermanos que están pasando momentos difíciles, que tu oración les devuelva la vida, la esperanza y el amor.
 
Que el Señor derrame todas sus bendiciones y aprovecha esta última semana del Tiempo de Cuaresma, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
 
 + Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo Metropolitano del Cusco
 


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8