Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 11 de Junio 2017

Santísima Trinidad
'La gracia del Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo, permanezcan siempre con todos Ustedes'
 

Muy queridos amigos y amigas, quiero hacerles llegar mi saludo fraterno con las Palabras del Apóstol Pablo: “La gracia del Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo, permanezcan siempre con todos Ustedes”.
 
Hemos culminado el Tiempo de la Pascua y hemos celebrado con gran alegría la llegada del Espíritu Santo en la Fiesta de Pentecostés y ahora en este mes de junio vamos a ir recorriendo los tres grandes temas, que vienen a ser el fundamento de nuestra fe cristiana y católica.
 
Hoy, celebramos el domingo de la Santísima Trinidad, el próximo domingo celebramos el Cuerpo y la Sangre de Jesús y luego vamos a celebrar el corazón ardiente de Jesucristo lleno de amor por el mundo y terminamos este mes de junio renovando nuestra fe por el testimonio del Apóstol Pedro y del Apóstol Pablo, que son las dos columnas sobre las cuales se sustenta toda la Iglesia.
 
Queridos hermanos y hermanas, les invito a empezar este itinerario de domingos, los cuales nos servirán para renovar nuestra vida cristiana, nuestra fe iluminados por el Espíritu Santo, sin olvidarnos que Jesucristo está vivo y nos acompaña siempre.
 
Este domingo de la Santísima Trinidad, nos llena el corazón de alegría, porque el Dios de nuestra fe, quien nos reveló a Jesucristo, es una comunidad de personas conformada: por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, tres personas distintas, un solo Dios verdadero. ¡Qué hermoso! Jesucristo a través de su predicación, nos ha revelado este misterio de amor, estas tres personas están permanentemente destinadas al bien y a la salvación de los hombres.
 
El Padre Creador, nos da la vida todos los días, Él nos regala todas las oportunidades para que crezcamos y nos desenvolvamos como personas, Él nos da la dignidad de hijos de Dios, formamos parte de su Iglesia, de su pueblo, Él nos manifiesta a cada segundo su amor, que se hace realidad en la vida, Él nos crea y recrea todos los días.
 
Jesucristo, el Hijo de Dios, permanentemente está dando su vida por nosotros, Él nos redime con su Palabra, con los sacramentos, con la Iglesia. Jesucristo, camina a nuestro lado y está permanentemente actuando en bien de nuestra salvación.
 
Y El Espíritu Santo que hemos recibido en Pentecostés, es el llamado a santificar nuestra vida, el que nos ilumina en el camino, es el que nos da la fe, la sabiduría, el entendimiento, la voluntad y todos sus dones, para que podamos hacer realidad el proyecto de Dios, ese proyecto de amor para el mundo, que es su Reino, donde debe reinar la paz, el amor y la justicia, cada persona divina está trabajando permanentemente por nosotros , qué lindo seria, que pudiéramos reconocer la acción de Dios todos los días.

Por eso la Fiesta de la Santísima Trinidad es una oportunidad de poder darle gracias al Dios de nuestra fe, cada vez que te haces la señal de la cruz, acuérdate, tienes a un Padre que te da la vida, tienes al Hijo que ha dado su vida por ti y te redime, y tienes un Espíritu Santo que te santifica permanentemente.

Jesucristo ha querido mostrarnos en la Santísima Trinidad, un modelo para toda comunidad y para la sociedad; hermanos, vivimos hoy momentos difíciles, vemos rupturas en la familia, en las instituciones, ese enfrentamiento muchas veces se da por la falta de comprensión. A nivel internacional los peligros de la guerra, son fruto de incomprensiones, de querer sobrepasar por encima de los derechos de las demás personas, destruyendo su dignidad. Hoy, también nos vamos enterando que cada día hay muertos, víctimas de esta insania del estado Islámico, el cual va destruyendo vidas y lamentablemente no se consigue un camino de solución a estos terribles actos.
 
Frente a este mundo dividido y fraccionado, Jesús nos pone el modelo de ese Dios, que es comunidad, tres personas distintas, un solo Dios verdadero, la diversidad en la unidad, tenemos que aprender a convivir y compartir. Cada uno haciendo lo suyo, pero en el fondo poniéndonos todos de acuerdo por un solo bien común, ya sea la familia, la Iglesia y la sociedad.
 
¡Qué lindo seria que aprendamos el ejemplo de la comunidad trinitaria, que nos invita a todos a dialogar, a compartir, a encontrar caminos de solución y a no destruirnos los unos a los otros! 
 
Que la Santísima Trinidad sea el modelo de tu vida, de tu familia y trabajes por la unidad en la diversidad de personas, que Él te acompañe en esta semana.
 
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
 
+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
 Arzobispo Metropolitano del Cusco


 


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8