Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 30 de Julio 2017

XVII Domingo del Tiempo Ordianario
'Primero, descubrir; segundo, vender todo lo que se tiene y tercero, adquirir este bien encontrado'

Muy queridos hermanos y hermanas, nuevamente nos reúne nuestra fe en el Señor Jesucristo. Acabamos de celebrar las Fiestas Patrias, un nuevo aniversario de nuestra gloriosa independencia, una nueva oportunidad para elevar nuestras plegarias al Señor y pedirle por nuestro querido Perú para que sea un país fraterno, solidario, donde reine la paz por medio de la justicia. Que las plegaría que elevamos llegue al Señor por medio de nuestros santos peruanos, San Martín de Porres y Santa Rosa de Lima.
 
En esta semana, vamos a entrar al mes de agosto, donde empezaremos un camino muy interesante mis queridos hermanos, poniéndonos como meta al final del año, la visita del Santo Padre, el Papa Francisco. En de este mes de agosto empezamos el camino misionero hacia nuestro encuentro con el sucesor de Pedro, que nuevamente viene al Perú a visitarnos, a animarnos y a fortalecernos en la fe.
 
El Papa, es el mensajero de la paz y de la esperanza, entonces demos una mirada a todos estos meses hasta diciembre, porque la primera quincena de enero del año 2018, tendremos la visita del Santo Padre.
 
En estos domingos estamos meditando el Evangelio de Mateo. En los domingos pasados se nos ha recordado las grandes parábolas, mensajes que vienen a ser en el fondo el recado del Reino de Dios, que Jesucristo vino a traer a los hombres.
 
Jesucristo, continúa enseñándonos a través de las parábolas el misterio del Reino de Dios. Este domingo la Palabra del Señor nos presenta una parábola muy bonita, que nos trae al recuerdo lo que significa y debe significar el Reino de Dios. En este pasaje Jesús, utiliza tres figuras muy interesantes, “un tesoro escondido, una perla fina encontrada y una red llena de peces”. El Señor utiliza estos elementos de la vida ordinaria, cotidiana de su época, para que a través de ellas, nos  haga entender el misterio del reino. ¡El Reino de Dios es una persona, tiene un rostro, tiene un nombre, el Reino de Dios se llama Jesucristo! Jesucristo, nos trae un mensaje, su enseñanza, su Evangelio; por eso, cuando hablamos del Reino de Dios, hablamos de Jesús, hablamos de su proyecto de amor, de sus enseñanzas y del compromiso que nos ha dejado a la Iglesia. Por eso, cuando las parábolas hablan del reino, están tratando de enseñarnos quien es Jesucristo para nosotros, que nos pide Jesucristo como seguidores suyos y cuál es nuestro compromiso frente a la sociedad en estos tiempos que estamos viviendo.
 
Entonces vamos a reflexionar sobre estas tres parábolas que nos muestra el Evangelio de este domingo. Vamos a detenernos en los tres verbos que utiliza Jesucristo en estas parábolas: “Primero, descubrir; segundo, vender todo lo que se tiene y tercero, adquirir este bien encontrado”. Estos tres verbos tienen que ver con la persona de Jesús y su mensaje.
 
¡El Reino de Dios, hay que buscarlo, descubrirlo y encontrarlo! Así, también con la persona de Jesús; el misterio del reino, no es algo simplemente conceptual o intelectual, es una persona, a Jesús debemos buscarlo, descubrirlo y encontrarnos con Él. Por lo tanto, cuando uno se encuentra con Jesús, descubre la belleza del Reino de Dios, el proyecto de Dios hecho hombre. Lo que Jesús nos trae, es un mensaje de un reino, donde reine el amor, la paz, la fraternidad, como hijos de Dios. Él, hoy nos pide es encontrar, descubrir y conocerlo. Lo que el Señor hoy nos pide es dejarlo todo lo que de repente hasta ese momento ha sido importante, dejarlo todo porque Jesús es la perla, es el tesoro, es la red que nos viene a unir a todos los hombres.
 
Esta es la enseñanza de estas tres parábolas, esta red que reúne a todos los hombres, que van a ser de alguna manera pescados para Jesús. El Señor también exige una respuesta de parte nuestra, porque el reino también es exigencia, el que encuentra a Jesús, sigue a Jesús y se compromete con las enseñanzas de Jesús, tiene que ser fiel, tiene que ser coherente y tiene que ser responsable. Por eso, al final dice: “De la red escogeremos los mejores peces y los peces que no son buenos, serán echados de lado”.  
 
Nosotros en esta semana meditemos hermanos: ¿Jesucristo es el tesoro para mí?, ¿Jesucristo es la perla fina de mí vida?, ¿lo he dejado todo por Jesús? y ¿qué estoy haciendo por su reino?
 
Pidámosle al Señor que nos ilumine y nos ayude a descubrir el misterio del Reino de Dios, que es el fundamento de toda la vida de la Iglesia.
 
Que el Señor te bendiga, bendiga tu hogar y tu familia.
 
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
 
+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo Metropolitano del Cusco
 
 


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8