Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 22 de Abril 2018

IV Domingo de Pascua
''



Muy queridos amigos y amigas, en este hermoso Tiempo de Pascua, les hago llegar mi saludo cariñoso a todos y cada uno de ustedes, deseando que el Espíritu de Cristo Resucitado permanezca en sus corazones.

Está avanzando el Tiempo de Pascua y vamos meditando la presencia de Jesús que nos acompaña, está a nuestro lado y nos alienta siempre en nuestro camino como cristianos, más aún ahora que estamos en tiempos difíciles, pues el mundo entero está viviendo momentos tensos con los posibles conflictos bélicos. El Santo Padre nos ha hecho un llamado muy fuerte a orar por la paz, pues Cristo Resucitado es el Príncipe de la Paz, entonces les encomiendo a todos ustedes, hermanos y hermanas, para que intensifiquen sus peticiones, en sus familias y en sus grupos parroquiales invoquen al Señor para que devuelva a la humanidad los anhelos de vivir y convivir en paz.

Ahora estamos preparándonos para participar de la hermosa Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones Sacerdotales y Religiosas, que la Iglesia ha establecido justamente en el cuarto domingo del Tiempo de Pascua, que es el domingo del Buen Pastor, qué hermoso es recordar que ese Cristo que ha resucitado está con nosotros, camina delante de nosotros como el pastor que camina delante del rebaño y nosotros seguimos su caminar, que nos va llevando hacia un mundo mejor, una sociedad mejor y un Reino Eterno después de esta vida. No hay camino más seguro que el camino de Jesús, quien como Buen Pastor nos conduce y guía.

Qué hermosas las palabras del Evangelista Juan cuando nos presenta en el Evangelio a Jesucristo que se autoproclama como el Buen Pastor y pone dos características que identifican el pastoreo de Jesús; porque en su tiempo había muchos pastores, algunos eran buenos y otros malos y mediocres, pero Jesucristo se definía como El Buen Pastor, y ¿en qué se caracteriza el buen pastoreo de Jesús?, en dos palabras claves: dar la vida y conocer bien a sus ovejas. Jesucristo vino para dar su vida por todas sus ovejas, ese es el extremo de su amor, pues Él ama y conoce a cada una de sus ovejas, tiene una relación de amistad, de fraternidad y una entrega generosa para poder darles vida, y ¿cómo lo hace?, a través de su palabra, de su cercanía y de sus orientaciones.

Todos conocemos el pasaje en el que el Señor habla del pastor que va a buscar a la oveja perdida y logra encontrarla, ese es Jesús, el Buen Pastor. Él va delante de todos entregando su vida para que sus ovejas tengan la auténtica y verdadera vida, nosotros somos esas ovejas y esa es la característica del pastoreo de Jesús, porque Él conoce muy bien a todas sus ovejas y así como las conoce les ama, y así como les ama, entrega su vida. 

Yo creo que todos nosotros debemos reconocer ante Jesucristo nuestros aspectos positivos y cualidades, cosas buenas que Jesucristo conoce y quiere, pero también Él conoce nuestras debilidades, nuestras limitaciones, nuestros fracasos, nuestras preocupaciones, y a pesar de todas esas cosas negativas, Jesús no nos quita su amor, al contrario, es el Buen Pastor que nos anima, alienta, consuela y nos da fuerza para seguir adelante como buenas ovejas de su rebaño. La buena oveja que va detrás del Pastor nunca camina para atrás, tiene que caminar siempre para adelante, por eso Jesús nos ha entregado casualmente su vida, para que tengamos la disponibilidad de seguir siempre adelante y si caemos, el Pastor siempre viene a levantarnos, si nos perdemos, el Pastor viene a buscarnos y a devolvernos al rebaño. Por eso el día de hoy tenemos que darle gracias a Jesús por cada uno de nosotros, por lo que somos y lo que tenemos en la vida y en la familia; todo es gracias a ese Jesús Buen Pastor que siempre camina a tu lado. Ve a Él, acércate a Él, ponte en sus brazos, sigue su camino y escucha sus palabras.

El Papa nos invita este domingo a orar por las vocaciones, a pedir a Dios por esos representantes de Cristo El Buen Pastor, desde el Papa Francisco hasta el último sacerdote misionero que está en los rincones del mundo. Ora por tus sacerdotes, pide al Señor por las vocaciones, pues necesitamos sacerdotes que le devuelvan a nuestra sociedad los valores del Reino, para poder tener un mundo en paz, un mundo mejor, una sociedad mejor, basada en los valores de nuestra fe cristiana

Que la bendición de Cristo Buen Pastor les acompañe a todos y cada uno de ustedes. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo Metropolitano del Cusco


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8