Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 8 de Julio 2018

XIV Domingo del Tiempo Ordinario
''

Muy queridos amigos y amigas, que la paz y el bien de Dios, nuestro Padre y de Jesucristo, reine siempre en vuestros corazones.

Esta semana va a haber un acontecimiento muy importante en nuestro continente latinoamericano, pues en el país de Bolivia se llevará a cabo el V Congreso Americano Misionero, un encuentro llamado a despertar el espíritu misionero en todas las Iglesias del continente, que va a ser una fuente de energía, de entusiasmo y de despertar misionero para todas nuestras Iglesias, nuestras parroquias y para todos los cristianos. La misión siempre nos mantiene en actividad, nos recuerda que somos caminantes y que estamos llamados a llevar el mensaje de Jesús a todos los rincones del mundo. Como el Papa Francisco muy claro dice: “seamos una Iglesia en salida misionera”, no una Iglesia que se sienta ni que se duerme, sino una que se levanta y sale en busca de los que más necesitan el mensaje de Cristo.

No olvides encomendar en tus oraciones a todos los Obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos misioneros que se van a reunir en el hermano país de Bolivia, pide para que el Espíritu Santo le dé un fuerte impulso misionero a este continente que hoy tanto necesita el mensaje lleno de esperanza de Jesús.

Estamos en el decimocuarto domingo del Tiempo Ordinario y seguimos caminando con el Señor, esta semana la Palabra de Dios en el Evangelio de San Marcos nos presenta un hecho que, de alguna manera, nos llama la atención: es el rechazo a la persona de Jesús por sus mismos paisanos en el pueblo que lo vio crecer.

Jesús formaba parte de una familia en ese pueblo llamado Nazaret y tenía el mismo oficio de su padre adoptivo, San José: era carpintero; tenía un hogar sencillo junto a María y era un hombre que brindaba un servicio a su pueblo. Es así que Jesús retorna de su recorrido misionero lleno de entusiasmo, pues en los lugares que visitó lo acogieron y habían proclamado el Evangelio que les llevaba a través de su Palabra y sus milagros. Cuando llega a su pueblo, lamentablemente se encuentra con una tremenda frialdad en sus paisanos: “¿Quién eres tú? ¿Quién es Jesús?, ¿Qué nos va a decir este carpintero si sabemos quién es?, ¿De dónde es?, ¿De dónde viene con esos poderes y con esos milagros?, le decían; es muy triste que al final del Evangelio, Jesucristo diga que no pudo hacer nada, que no pudo hacer ningún milagro en su pueblo porque ellos no tenían fe, no le aceptaban y tampoco le creían, al contrario, se burlaban de Él y le cuestionaban. Qué situación tan complicada: ser rechazado en el pueblo al que Dios lo mandó a ser profeta y anunciador del Evangelio, es de ahí que sale una expresión muy conocida por todos nosotros, “nadie es Profeta en su propia tierra”.
Lamentablemente, eso que le ocurrió a Jesucristo sigue ocurriendo actualmente en muchas situaciones de nuestra vida cotidiana, ya sea en la familia, con los colegas del trabajo o con nuestros vecinos. Cuando un cristiano asume su condición de seguidor de Jesús, se encuentra con muchos obstáculos, también críticas y burlas de quienes están más cerca, pero recuerda que Jesucristo también pasó por eso y no disminuyó su entusiasmo por el Evangelio.

Hay que saber asumir nuestra condición profética, a pesar de estas dificultades debemos seguir adelante en la misión y orar a Dios por esos hermanos que rechazan la fe, rechazan a Jesucristo y rechazan a la Iglesia, no debe ser motivo de desánimo, tampoco de retroceder o dejar que las cosas sigan como están. La sociedad de hoy en día se vuelve cada vez más anticristiana, los antivalores van creciendo y por eso es muy urgente que sepamos afrontar dificultades.

Mis queridos hermanos, que el ejemplo de Jesús para nosotros que somos sus discípulos, nos ayude a asumir nuestra condición de profetas; que - a pesar de las dificultades - nos mantengamos firmes y sigamos adelante en nuestra misión de anunciar a Jesús, de proclamar sus enseñanzas y de dar testimonio de Él en este mundo tan frío e indiferente a la religión. Dediquémonos de manera especial a formar la fe en nuestros niños y jóvenes, porque ellos son los más vulnerables a ser absorbidos por esta cultura anticristiana, que lo ocurrido en el pueblo de Jesús, no suceda en tu casa, en tu trabajo, en tu parroquia y en tu sociedad.

También pidámosle al Señor que nos mantenga firmes, entusiastas y animosos; que este Congreso Misionero ayude a todos a decir sí a la misión para retomar lo que el Señor nos ha confiado.
Que su amor nos acompañe en esta semana, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo Metropolitano del Cusco
 


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8