Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 19 de Agosto 2018

XX Domingo del Tiempo Ordinario
''
Muy queridos hermanos y hermanas, que Jesucristo - el Pan Vivo bajado del Cielo - les colme de sus bendiciones y les fortalezca en su fe y vida cristiana.
 
Hoy, seguimos reflexionando sobre el capítulo seis del Evangelio de San Juan. En este capítulo, el Evangelista nos presenta el Gran Sermón del Pan de la Vida, en el que Jesucristo expone el gran Misterio de la Eucaristía. Por ello, seguimos profundizando lo que significa para el cristiano la Eucaristía, lo que significa para la Iglesia la presencia de Jesucristo Pan de Vida. En esta oportunidad, quisiera centrar este mensaje en la Palabra del Señor: “Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida, el que me come, tendrá Vida Eterna”.
 
Jesús ha utilizado la figura del pan como alimento material, pero también como alimento espiritual, cuando Él dice: “Yo soy el Pan de Vida”, nos señala que toda su humanidad y toda su divinidad está convertida, en ese momento, en un pedazo de pan. Asimismo, cuando Él habla de comer su Cuerpo y beber su Sangre, está significando un momento de íntima comunión al recibir en tu corazón a la persona total de Jesucristo: sus palabras y su mensaje que son nuestra esperanza. Cuando Jesús se ofrece como alimento es para comerlo, esto significa entrar en comunión con Él; es decir, abrir las puertas de nuestro corazón para que Él entre y penetre nuestra vida.
 
Ahora, al comulgar el Cuerpo de Jesús, lo recibimos para que Él sea parte de nuestra vida, al mismo tiempo que nosotros nos hacemos parte de la vida de Jesús porque Él vive en nosotros y nosotros vivimos en Él. Entonces, esta comunión es con su persona, con su mensaje, con sus promesas, con todos los deseos y anhelos de Jesús. Recordemos, que comer el Cuerpo de Jesús es unirnos a su persona en el hermoso momento de la Comunión. .
 
Creo que el mensaje de este domingo y para esta semana, es la necesidad de alimentarnos y de comer el Cuerpo de Cristo, que no es un acto simplemente externo o físico, sino que tiene mayor trascendencia porque expresa la amistad profunda entre Jesucristo y cada uno de nosotros. Por ende, cada vez que llega el momento en el que tienes que participar de la Eucaristía, prepárate para alimentarte de su Palabra. Cuando se lee la Liturgia de la Palabra, abre tu corazón y tu mente, deja que la Palabra penetre e ingrese dentro de ti, iluminando tu vida y ayudándote a tomar el camino que la Palabra misma te va indicando.
 
Cuando el Sacerdote convierte el pan en el Cuerpo de Cristo y lo ofrece como alimento, acércate, y si no estás preparado, acércate a un confesionario, purifícate y pide el perdón de Dios porque debes tener hambre de alimentarte del Cuerpo de Cristo, pues sin Él, nada o poco podemos hacer en nuestras vidas frente a tantos problemas que nos aquejan en el día a día.
 
Hoy en día, vemos en la sociedad muchos problemas y nos preguntamos ¿qué tenemos que hacer?, ¿cómo debemos actuar? y ¿qué necesitamos cambiar para mejorar toda esta situación?, Jesucristo es la respuesta, porque Él quiere estar dentro de ti, y contigo contribuir a mejorar todos estos aspectos que hoy día tanto nos preocupan.
 
¡Qué lindo es tener al Señor en nuestro corazón!, como decía San Pablo:“Ya no vivo yo, es Cristo quien vive en mí”. Ese es el sentido profundo de lo que Jesús quiere hacernos entender, en esta tercera parte de su hermoso discurso: comer del cuerpo de Cristo es estar íntimamente unido con Jesús para la vida del mundo y para el bien de los demás.
 
Que el Señor te ayude a tener cada domingo un hermoso encuentro con Jesús y a recibir el Pan de Vida para que te fortalezca y te ayude a vivir feliz contigo mismo y con los demás.
 
Que su bendición te acompañe en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
 
+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo Metropolitano del Cusco
 


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8