Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 26 de Mayo 2019

VI Domingo de Pascua
'El que guarda mis Palabras mi Padre lo amará y vendremos a hacer morada en él'

Muy queridos amigos y amigas que la paz de Jesucristo Resucitado siga reinando en nuestros corazones y en el seno de nuestras familias.

Estamos ya entrando a la Sexta Semana del Tiempo de la Pascua que rápido ha pasado el tiempo y estas semanas que han presidido nos han ayudado a renovar la fe en presencia de Jesús resucitado en medio de su Iglesia. Ese Jesús vencedor de la muerte y del pecado está vivo y acompaña a su Iglesia, Él está participando de la vida de la Iglesia en cada Comunidad Parroquial, donde cada cristiano está a su lado y Jesús transmite su alegría, entusiasmo y ánimo a la misión Evangelizadora, por eso es importante encaminarnos a concluir el Tiempo de la Pascua, hacer un examen de conciencia y revisar que fruto nos deja esta experiencia de la Pascua correspondiente a este año 2019.

Los textos que vamos a meditar están tomados del discurso que pronunció Jesucristo en la última cena, adopta un sentido de una manera nostálgica porque Jesús sabe que después de ese discurso lo van a tomar preso y de ahí lo condenan a morir en la Cruz, Él también sabe que después de su Muerte viene la Resurrección. Esta despedida de sus discípulos es como palabras que van expresadas de amor, ternura, cariño y una despedida momentánea pero llena de dolor porque Jesucristo quiere dejar lo mejor a sus apóstoles y es como una especie de testamento que Él va dando en esta última parte de su discurso.

Entonces para esta Sexta Semana, el Señor nos plantea tres cosas muy importantes; en primer lugar la importancia de Dios en la vida de la Iglesia y del cristiano, Jesús dice: “El que guarda mis Palabras mi Padre lo amará y vendremos a hacer morada en él”, que hermosa recomendación nos da el Señor para este Tiempo de Pascua, saber que podemos tomar contacto con sus Palabras y abrir nuestro corazón para que cuando guardemos esa Palabra de Jesús, hacemos de nuestro corazón un templo y en ese guardar su Palabra.
Este es el hermoso misterio cuando tomamos contacto con la Palabra de Dios, acogemos no solo la Palabra si no la presencia del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y ese es el tesoro que quiere dejar Jesús a su Iglesia.

Ahora en estos momentos de dificultad, es cuando más necesitamos sentir que estamos viviendo la presencia de la Divina Trinidad, en cada uno de nosotros van a llegar a través de nuestro contacto con la Palabra de Dios: “El que guarda mis Palabras ese es el que me ama, el que no me ama no guardara mi Palabra”, ese es un tema para reflexionar durante esta semana, ¿Qué lugar ocupa en tu corazón la Palabra de Dios y cuantas veces accedes tú a tomar contacto con esa Palabra y abres tu corazón para que Dios viva dentro de ti?

En segundo lugar, Jesús habla del Espíritu Santo y va preparando a sus discípulos presentándolo como aquel que va a completar la obra de Jesucristo, Él ha venido a predicar el Evangelio en su mensaje, pero tiene que ser profundizado, por eso dice el Señor: “Ahora que estoy con ustedes yo les he hablado de todas estas cosas, pero vendrá el Espíritu Santo enviado por mi Padre para que les recuerde todo lo que yo les he dicho y que les enseñe lo que les falta por conocer”.

Entonces querido hermano, en este Tiempo de la Pascua recordemos la importancia del papel del Espíritu Santo en nuestras vidas, que Él sea el que te ilumine y nos lleve a un conocimiento más profundo de nuestra fe cristiana y nos de la interpretación de la Imagen de Cristo para responder a la realidad que estamos hoy viviendo. Espíritu Santo que viene a nosotros el día de Pentecostés, dejemos también preparar nuestro corazón para acoger primero la Palabra y el Espíritu Santo.

En tercer lugar, Jesús le dice bien claro a sus discípulos “La paz les dejo, mi paz les doy”, la paz de Cristo que realmente llena el corazón da fortaleza e impulso a poner en práctica su Palabra.
Hay una Palabra muy hermosa, que deberíamos tener siempre presente porque el cristiano tiene que enfrentar muchas dificultades les dice el Señor, que no tiemble su corazón y no se acobarde, si tenemos la Palabra y el Espíritu, tenemos la paz; no debemos de tener miedo de enfrentar los problemas, desafíos y retos de la sociedad actual.

Que el Espíritu del Señor nos siga acompañando en esta Sexta Semana de la Pascua.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amen.

+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo Metropolitano del Cusco
 


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8