Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 16 de Junio 2019

Santísima Trinidad
''

Muy queridos amigos y amigas, que la bendición y la paz de Jesucristo Resucitado este con todos y cada uno de ustedes. Como a pasando el tiempo, ya hemos terminado el Tiempo de la Pascua, Jesús ha ascendido al cielo y nos ha enviado el don del Espíritu Santo y con esta luz del Espíritu Santo ahora vamos todos estos domingos renovando nuestra fe con los grandes misterios que Dios nos ha permitido conocer por medio de la Revelación de Jesucristo.
Hoy es el domingo de la Santísima Trinidad, Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, es la gran revelación de Jesucristo quien nos hace conocer el misterio de ese Dios y que hasta antes de Él era el Dios Yahveh el único Dios, pero viene Jesucristo y descorre la cortina de su misterio y nos presenta a Dios como una comunidad o una familia.
Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, no son tres Dioses, es un solo Dios, cada uno cumple una misión, el Padre es creador, el Hijo es redentor y el Espíritu Santo es santificador, las tres personas divinas trabajan juntas para poder lograr la salvación de todos los hombres y según su plan divino.

Al final toda la humanidad compartirá con Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo la eterna salvación y felicidad. Este misterio tan grande, a veces es difícil de comprender, pero es la base, fundamento y la raíz de nuestra fe, por eso nosotros lo primero que aprendemos en el Catecismo es hacernos la señal de la Cruz, porque en esa señal recordamos que estamos en el Nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo, actuando, caminando y siguiendo el camino de Jesús.
Este es un domingo muy especial, porque nos permite renovar nuestra fe en este Dios revelado por Jesucristo y nos acompaña en nuestra vida. Él siempre nos crea, nos redime y nos santifica, pero aquí hay un misterio aún más profundo, porque son tres personas distintas y un solo Dios verdadero.

Dios cuando crea, crea todo un mundo, el cosmos, el universo, la naturaleza, los seres humanos, los seres vivos, los minerales y una diversidad de obras, diferentes cada una de otra, pero en el fondo es un solo Dios quien los ha creado y todas son criaturas de Dios, así es la Santísima Trinidad, una diversidad en la unidad, la unidad unifica la riqueza de la diversidad y esto es muy importante mis queridos hermanos.

¿Por qué en el primer punto de nuestro Plan Pastoral para poder construir esta Iglesia que nosotros queremos le hemos puesto el nombre de Koinonia y el modelo para hacer una Iglesia de comunión es la Santísima Trinidad? Esta imagen de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, unidad en la diversidad; diversidad en la unidad que nos permite que en la Iglesia podamos aceptarnos y querernos , todos somos diversos, tenemos nombres distintos, familias distintas, lugares distintos, miradas distintas y pensamientos distintos; no hay dos seres iguales, Dios no fabrica, Dios crea  y en esa diversidad hace posible que se logre la unidad,  en una Parroquia están los sacerdotes, religiosas, laicos y cada laico tiene una serie de cualidades que Dios le está dando, es como un ramillete cuando juntamos todas estas diversidades lo ponemos en un hermoso florero,- y que lindo es un arreglo floral adornado de múltiples formas.

Es el modelo que nuestro Plan Pastoral quiere que se construya, cada comunidad parroquial donde todos acepten sus diferencias, pero trabajen unidos en un solo objetivo: La tarea de la Evangelización, respetando las diferencias y enriqueciéndonos mutuamente; apartando nuestras diferencias para trabajar todos unidos y con la ayuda del Espíritu Santo que hemos recibido en Pentecostés vamos construyendo esta comunidad entonces la Santísima Trinidad debe ser un modelo para nuestra vida diocesana, parroquial y familiar, distintos pero uno solo, cuando tengamos que trabajar miremos la unidad de la fe que nos permite trabajar unidos todos, ese es el camino que nos plantea; en nuestro Plan Pastoral hemos establecido como este modelo de Iglesia reflejo de la Santísima Trinidad dio por consecuencia las primeras Comunidades Cristianas, que bonito nombre, cuando los Apóstoles predicaban a Cristo no dejaban a uno, no dejaban a dos, creaban una comunidad y ponían un Sacerdote frente de la comunidad. Ese es el modelo, la Iglesia para que sea Iglesia tiene que ser comunidad, no de uno, dos, tres o cuatro, las puertas tienen que estar abiertas para invitar a todos.

Las primeras Comunidades Cristianas eran así, se formaba por familias, niños, jóvenes y ancianos ,se reunían como una comunidad, no habían templos, no olvidemos que los templos aparecieron recién en el siglo V, cuando el Emperador Constantino oficializa la Iglesia, cinco siglos, quinientos años no hubo templos, la Iglesia era la comunidad, se reunían y visitaban las casas, ahí andaban todos unidos, como dicen los Hechos de los Apóstoles: Todos tenían un solo corazón, una sola carne, sangre y alma, todos compartían lo que tenían, eran la comunidad, la Iglesia tomando como ejemplo la comunidad de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Que esta inspiración del Espíritu nos acompañe en esta primera semana, creo que a futuro nos gustaría mucho establecer como el Día de la Iglesia Arquidiocesana el día de la Santísima Trinidad porque ese es el modelo que tenemos que lograr construir una Comunidad Cristiana para este mundo de hoy que tanto lo necesita, que la Santísima Trinidad te colme de muchas bendiciones a ti y a tu familia.
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amen.

+ Richard Daniel Alarcón Urrutia
Arzobispo Metropolitano del Cusco
 


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8