Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 22 de Mayo 2011

V DOMINGO DE PASCUA (Jn 14, 1-12)
'Ven, aquí está tu sitio. '

Estamos en la V semana de Pascua, y San Juan nos dice que el Señor está con sus apóstoles en la última cena hablándoles con infinito cariño y les dice: “No se inquieten. Crean en Dios y crean también en mi. En la casa de mi padre hay muchas habitaciones; si no fuera así, ¿les habría dicho a ustedes que voy a prepararles un lugar? Y cuando haya ido y les haya preparado un lugar, volveré otra vez para llevarlos conmigo, a fin de que donde yo esté, estén también ustedes. Ya conocen el camino del lugar a donde voy. Tomás, el incrédulo, le dijo: Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo vamos a conocer el camino?, el Señor le responde: Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie va al Padre sino por mí, si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto, él es el camino. Y Felipe le dice: “muéstranos al Padre y nos bastará. A lo que el Señor responde: hace tanto tiempo que estoy con vosotros y ¿no me conoces Felipe? Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre, ¿cómo dices tú muéstranos al Padre, no crees que yo estoy en mi Padre y el Padre en mí?”.

 

Qué alegría nos da esta afirmación del Señor, y es que nos dice que ha ido a prepararnos un lugar. Yo me imagino, entrando al cielo y a los amigos que se me adelantaron saliendo a mi encuentro para decirme: “ven, aquí está tu sitio”. Miren, Cristo no es una figura que pasó, Cristo vive en una dimensión distinta a la nuestra y hasta fuera del tiempo, vive como ha insistido el Papa Benedicto XVI en su último libro de Jesús de Nazaret cuando habla de la resurrección. Es un cuerpo glorioso, es un cuerpo distinto como será el nuestro en su momento, y por lo tanto Cristo nos sigue hablando a través de su Palabra que está escrita en la Sagrada Escritura y podemos conocerle y tratarle de la misma manera que le trataban los apóstoles.

Hay que saber usar la imaginación para meternos en el Evangelio y ser un personaje más, tratar a Jesús de tú a tú, tener amistad personal con él, y descubrir a través de Cristo, a Dios Padre, a Dios Hijo y a Dios Espíritu Santo. Tenemos que aprender a tratar a esas tres personas de la Santísima Trinidad, admirándonos ante ese misterio que no comprenderemos ni aún estando en el cielo, como muchas otras cosas, por ejemplo, yo siempre hago la misma comparación: todos disfrutamos de la luz, gracias a ella vemos la naturaleza llena de colores, pero ¿qué cosa es la luz?  No lo sabemos, tampoco lo saben los científicos, hay diferentes teorías, pero ¿qué cosa es la luz? no se sabe; simplemente la disfrutamos. 

Igual, te preguntarás ¿qué es la Santísima Trinidad? ¿una naturaleza divina en tres personas distintas? ¿Cristo, que es dos naturalezas en una sola persona?¿presencia real de Cristo en la eucaristía?, pues no te van a preocupar esas cosas, simplemente disfrutarás de la belleza y el placer inmenso que supone contemplarlo para siempre.

Vamos a pedirle a nuestra Madre, Santa María: “Madre mía ayúdame a ilusionarme con ese momento del encuentro definitivo de cada uno de nosotros con esa belleza infinita que es Dios, uno y trino”.

Que Dios nos bendiga a todos.  

+ Juan Antonio Ugarte Pérez
        Arzobispo del Cusco



 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8