Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 31 de Julio 2011

XVIII Domingo del Tiempo Ordinario (Mt 14, 13-21)
'No es necesario que se vayan, denles de comer ustedes mismos'

Hoy, el Evangelio nos habla de la multiplicación de los panes y los peces: “Cuando desembarcó, Jesús vio una gran muchedumbre, y compadeciéndose de ella, sanó a los enfermos. Al atardecer, los discípulos se acercaron y le dijeron: Éste es un lugar desierto y ya se hace tarde; despide a la multitud para que vaya a las ciudades a comprarse alimentos. Pero, Jesús les dijo: No es necesario que se vayan, denles de comer ustedes mismos. Ellos respondieron: Aquí no tenemos más que cinco panes y dos pescados. Tráiganmelos aquí, les dijo. Y después de ordenar a la multitud que se sentara sobre el pasto, tomó los cinco panes y los dos pescados, y levantando los ojos al cielo, pronuncio la bendición, partió los panes, los dio a sus discípulos, y ellos los distribuyeron entre la multitud. Todos comieron hasta saciarse y con los pedazos que sobraron se llenaron 12 canastas. Los que comieron fueron unos cinco mil hombres, sin contar las mujeres y niños”.

Aquí, hay varios temas, el corazón de Cristo que se conmueve ante la enfermedad de los hombres y los cura, no a todos, pero cura; luego, conmovido del hambre de la gente, pide a sus discípulos que les dé de comer utilizando lo que ya tenían y hace el milagro de multiplicarlos. El Papa Benedicto XVI, en su primera encíclica “Dios es amor” nos dice que esa caridad de la Iglesia, esa labor social de la Iglesia, no es algo añadido,  es parte constituyente de su misión. Lo que pasa es que la Iglesia no está para solucionar los problemas económicos del país, pero sí para dar una muestra de preocupación por los demás, ejercer la caridad, y la Iglesia lo cumple muy bien.

Casi todas las obras sociales que existen en Cusco y el país, lo lleva la Iglesia, no digo que no hayan de las otras, sí que las hay, pero si intentáramos contarlas seguro que nos sobran dedos en la mano, en cambio nos faltarían al contar las de la Iglesia. Es impresionante la cantidad de obras sociales que la Iglesia Católica regenta, se podría decir que es la única institución en el mundo que se preocupa de atender a los enfermos del SIDA, por ejemplo.

En el mundo, la Iglesia realiza una función social, el Arzobispado del Cusco propiamente realiza esa labor social a través de Caritas Cusco que tiene diversos programas, sobre todo de desarrollo que ayuda a la gente a surgir. Hay muchas otras labores sociales que realiza la Iglesia, a través de congregaciones religiosas y a las que también el arzobispado apoya; centros que atienden por ejemplo, a los ancianos,  a los ciegos, niños sordomudos, abandonados, minusválidos, niños con problemas cerebrales, retardo mental, niños que al no ser queridos por su familia son abandonados y la Iglesia los acoge.

La labor social de la Iglesia es parte constitutiva de su función, de la misión de evangelizar, de santificar y también de ayudar y ejercer la caridad. Por supuesto, la iglesia no puede desarrollar el país, de eso tienen que encargarse los gobiernos, porque suponen miles y miles de millones de dólares y la intervención de muchas instituciones y muchísimo dinero que la iglesia no tiene. Pero lo poco que tiene lo va empleando y va ayudando.

Vamos a pedir a la Virgen Santa María, para que nos ayude a tener esa preocupación, de tener esos sentimientos que tuvo Jesús, que se compadecía de las necesidades de los hombres.
Queridos amigos que Dios nos bendiga a todos.
 

                                                                        + Juan Antonio Ugarte Pérez
                                                                                  Arzobispo del Cusco



 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8