Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 18 de Setiembre 2011

XXV Domingo del Tiempo Ordinario (Mt 20,1-16)
'Nadie nos ha contratado'

Muy queridos amigos. 

Hoy, el Evangelio de San Mateo nos trae la parábola del Señor que dice: “Un propietario que salió muy de madrugada a contratar obreros para trabajar en su viña, quedó con ellos pagarles un denario por día y los envió a su viña. Volvió a salir a media mañana y, al ver a otros desocupados en la plaza, les dijo: vayan ustedes también, y ellos fueron. Volvió a salir al mediodía y a media tarde, e hizo lo mismo. Al caer la tarde salió de nuevo y, encontrando todavía a otros, les dijo: ¿Cómo se han quedado todo el día aquí, sin hacer nada?. Ellos le respondieron: nadie nos ha contratado. Entonces les dijo: vayan también ustedes a mi viña. Al terminar el día, el propietario al pagar el jornal, empezó por los últimos y les dio a un denario, a todos por igual. Entonces, los que trabajaron desde muy temprano protestaron, pues aducían que habían soportado en el día el peso del trabajo y el calor durante toda la jornada. El propietario respondió a uno de ellos: Amigo no soy injusto contigo, ¿acaso no habíamos tratado en un denario? Toma lo que es tuyo y vete. Quiero darle a este que llegó último lo mismo que a ti ¿O no tengo derecho a disponer de mis bienes como me parece? ¿Por qué tomas a mal que yo sea bueno? Así, los últimos serán los primeros y los primeros los últimos”.

Yo quiero analizar ese otro aspecto, de esos que están hasta el atardecer sin nada que hacer, mano sobre mano, y el señor les dice: ¿Cómo es que están aquí todo el día sin trabajar? y le respondieron: nadie nos ha contratado.

Pues, bien, yo les digo que todos estamos en la Viña del Señor, todos los bautizados somos igualmente parte de la Iglesia y corresponsables de la labor que la Iglesia realiza en el mundo (que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad). Y, ser cristiano no es solamente portarse bien, intentar tener cada vez más amistad personal con Cristo, procurar que Cristo esté contento con nosotros portándonos como Dios quiere. Eso está bien, pero no es suficiente.

No podemos alegar que nadie nos ha contratado para trabajar en la Viña del Señor, porque a todos, por el bautismo, el Señor nos llama igualmente a ser discípulos y misioneros. Discípulos en primer lugar, es decir, esa amistad personal con el Señor y después, darle a conocer, en el entorno de la familia, en el ambiente de trabajo, en todo el ámbito social. Allí, tenemos que dar testimonio de Él con nuestro ejemplo, pero, no solo con nuestro ejemplo; también con nuestra palabra, que seamos consientes  de que no podemos alegar que nadie nos ha contratado. Pues, con el Bautismo y la Confirmación ya nos contrataron para trabajar por la Viña del Señor.
Vamos a pedirle a nuestra Madre Santa María, Reina de los Apóstoles, para que también nosotros sintamos la urgencia de dar a conocer a Cristo, cada uno en nuestro propio ambiente, y nos sintamos comprometidos en el apostolado.

Queridos amigos, que Dios nos bendiga a todos.

             + Juan Antonio Ugarte Pérez
                Arzobispo del Cusco



 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8