Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 16 de Octubre 2011

XXIX Domingo del Tiempo Ordinario (San Mateo 22,15-21)
'Procuremos tener autenticidad en nuestros actos'

Muy queridos amigos.

Hoy, vigésimo noveno del Tiempo Ordinario, seguimos con el capítulo 22 del Evangelio de san Mateo. En esta ocasión San Mateo nos cuenta una escena en la que los fariseos, en contubernio con los partidarios de Herodes, para intentar ponerle una trampa al Señor y tener de qué acusarle y le dicen: “Maestro, sabemos que eres sincero y que enseña con toda fidelidad el camino de Dios, sin tener en cuenta la condición de las personas, porque tú no te fijas en la categoría de nadie. Dinos qué te parece: ¿Está permitido pagar el impuesto al César o no?. Pero, Jesús conociendo su malicia, les dijo: Hipócritas ¿por qué me tienden una trampa? Muéstrenme la moneda con que pagan el impuesto. Ellos le presentaron un denario. Y, él les preguntó: De quién es esta figura y esta inscripción?. Le respondieron: Del César. Jesús les dijo: Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios”.

El Señor resiste a todo aquel que se le acerque con mala voluntad e hipócritamente, reconoce la malicia y no la evade, la confronta; muchas veces, elogiando actitudes contrarias como nos cuenta San Juan en el capítulo primero de su evangelio: “Jesús dijo al ver llegar a Natanael: He aquí un verdadero israelita en el que no hay dobles ni engaño”. Qué elogio más bonito, una buena forma de decir “no seas doble cara o iskay uya” como se dice en nuestro medio. Y, lo que resiste el Señor es precisamente esa doble cara del fariseísmo en sentido peyorativo, esa actitud de la trampa, del doble discurso.

Procuremos no ser así y tener una sola cara, procuremos tener autenticidad en nuestros actos y sobre todo rectitud de intención al acercarnos al Señor y al tratar a nuestros amigos. Si nuestros amigos descubren esa sencillez, esa sinceridad de nuestra conducta, con toda seguridad tendrán mucho más confianza en nosotros y le podremos hacer el bien; porque, lo que les digamos les llegará a su alma y podrán acercarse más al Señor, que es el apostolado que tenemos que hacer todo; ese, es el fruto que nos pide el Señor.

Vamos a pedirle a la Virgen María que nos ayude a ser muy sinceros y así llegaremos más fácilmente al corazón de nuestros amigos y el Señor nos mirará con complacencia.

Queridos amigos que Dios nos bendiga a todos.

+ Juan Antonio Ugarte Pérez
Arzobispo del Cusco
 



 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8