Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 22 de Enero 2012

III Domingo del Tiempo Ordinario (Mc 1, 14-20.)
'Para poder creer, hace falta tener el alma limpia'
Muy queridos amigos.

El evangelio de hoy al igual que el anterior domingo, trata de la vocación de los primeros, es bastante corto y lo voy a leer completo: “Después que Juan Bautista fue arrestado, Jesús se dirigió a Galilea, predicando el evangelio de Dios diciendo: El tiempo se ha cumplido y está cerca. Conviértanse y crean en la buena noticia. Mientras iba por la orilla del mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que echaban las redes en el agua, porque eran pescadores. Jesús les dijo: Síganme; y Yo los haré pescadores de hombres. Inmediatamente ellos dejaron sus redes y lo siguieron. Y avanzando un poco, vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban también en su barco arreglando las redes. En seguida los llamó, y ellos, dejando en la barca a su padre Zebedeo con los jornaleros, lo siguieron”.

Como ven, en este Evangelio, el Señor nos dice que hagamos penitencia y creamos en el Evangelio. Para poder creer, hace falta tener el alma limpia, caso contrario las cosas no están claras y no terminamos de gustar de las cosas de Dios. En cambio cuando se hace penitencia se tiene el alma limpia y uno tiene también la visión más clara, y es eso seguramente lo que ocurrió con la vocación de los primeros. Ellos han tenido un trato directo con el Señor y han ido descubriendo quién es, han contemplado seguramente algunos de sus milagros, de principio no  habrían recibido la llamada, pero en cuanto el Señor les dijo: déjenlo todo y síganme, dejándolo todo fueron tras Él.

Dejar todas las cosas, no significa en nuestra vida corriente dejar de conformar una familia por ejemplo, porque eso está dentro de los planes de Dios; lo normal es que esas cosas de la vida corriente sean parte de nuestra vocación. Dejar todo quiere decir priorizar nuestras obligaciones para con Dios, como el ir todos los domingos a Misa por ejemplo, si estamos muy enfermos claro no vamos; pero, sino, no podemos anteponer nuestras cosas a las cosas de Dios, así estaremos cumpliendo con el primer mandamiento.

El tema está en preguntarnos si Dios es realmente lo  primero en nuestras vidas o es  que lo estamos relegando para quedarnos con “nuestras cosas”. Cada uno tiene que ver qué es lo que Dios le está pidiendo y eso lo vemos en nuestra conciencia cuando nos enfrentamos a Dios o nos ponemos en la presencia de Dios, con sinceridad y sin poner condiciones.

Vamos a pedirle a nuestra Madre Santa María y a nuestros primeros discípulos que supieron dejarlo todo con rapidez, que nos enseñen a nosotros también a saber poner a Dios en el primer plano en nuestra vida.

Queridos amigos que Dios nos bendiga a todos.

                                                                 + Juan Antonio Ugarte Pérez
                                                                           Arzobispo del Cusco


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8