Síguenos en FacebookSíguenos en TwitterSíguenos en YouTube
Palabras del Pastor
Cusco 29 de Enero 2012

IV Domingo del Tiempo Ordinario (Mc 1, 21-28)
'Los demonios no pueden hacernos daño si no nos exponemos'
Muy queridos amigos. 

Estamos terminando el primer mes del año jubilar y el Evangelio nos presenta un texto de san Marcos, también haciendo referencia a los primeros momentos de la vida pública de Jesús: Jesús entró en Cafarnaún, y cuando llegó el sábado, fue a la sinagoga y comenzó a enseñar. Todos estaban asombrados de su enseñanza, porque les enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas. Y había en la sinagoga un hombre poseído de un espíritu impuro, que comenzó a gritar: ¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido para acabar con nosotros? Ya sé quién eres: el Santo de Dios. Pero Jesús lo increpó, diciendo: ¡Cállate y sal de este hombre!. El espíritu impuro lo sacudió violentamente, y dando un alarido, salió de ese hombre. Todos quedaron asombrados y se preguntaban uno a otros: ¿Qué es esto? ¡Enseña de una manera nueva, llena de autoridad; da órdenes a los espíritus impuros, y éstos le obedecen!. Y su fama se extendió rápidamente por todas partes, en toda la región de Galilea. 

Jesús habla con autoridad, expulsa a los demonios, está por encima de los poderes de los espíritus inmundos, espíritus creados y sometidos al poder de Dios, que fueron creados buenos dice el catecismo, pero que se hicieron a sí mismos malos, porque se rebelaron contra Dios. Hay algunos Santos  Padres que interpretan que el pecado de los ángeles, que ahora son de los demonios, fue que el Señor les hizo ver que iba  asumir la naturaleza humana y no la angélica, y que por lo tanto se verían “obligados” a adorar a un ser humano que era Dios al mismo tiempo.
 
Dicen también los sabios en sus interpretaciones, que Luzbel, el más perfecto de los ángeles, fue el que se reveló y anunció que no serviría al Señor; y por ello fue separado él y sus ángeles. En el apocalipsis hay una escena de esa batalla, donde hay cosas muy misteriosas que no nos han sido reveladas del todo, pero que nos deja clara la existencia del mal en el mundo, donde uno es tentado, no solamente por nuestras miserias personales, sino que hay algo malo de afuera que viene hacia nosotros, ese algo que no podrá contra nosotros si estamos en gracia de Dios.
 
Alguien comparó al demonio con un perro rabioso atado a una cadena, si tú no te acercas no te podrá morder, te podrá ladrar y darte un susto de vez en cuando, pero, no te hará daño. Así, los demonios no pueden hacernos daño si no nos exponemos; por lo tanto, no hay que tener esos miedos raros y supersticiosos, sino, confiar en el Señor, pedirle mucha ayuda, y darnos cuenta que Él sí tiene potestad contra los demonios malignos.

Vamos a encomendarnos a nuestro ángel custodio, porque todos tenemos uno a nuestro lado;  él nos defiende, por lo tanto, hay que estar siempre tranquilos, serenos, acudiendo al Señor y la Virgen, reina de los ángeles y protectora nuestra.
 
            Queridos amigos, que Dios nos bendiga a todos.


+ Juan Antonio Ugarte Pérez
        Arzobispo del Cusco


 
 
:: Noticias
:: Católico al Día
:: Calendario
     
 
 
   

© Copyright 2011. Todos los derechos reservados.
 Web: www.arzobispadodelcusco.org Correo:riial@arzobispadodelcusco.org Teléfono: +5184 225211
Resolución Minima 1024 x 768 IE8